Cuatro poemas para enamorar a mujeres atrevidas

Por redaccionnyl el 31/07/2018

La mayoría de la gente cree que los supuestos poemas para enamorar son inútiles. Pero si se trata de mujeres atrevidas la cosa cambia.

Las que se atreven a hacer lo que les da la gana y no tienen que ver con lo que piensen sus tías, sí valorar a las voces que les susurran rimas al oído. Esas al menos quieren probar qué se siente estar con un hombre culto, y lo van a hacer aunque sea para mejorar sus charlas de cama.

Como esas son las que preferimos, aquí están cuatro poemas que le servirán a todo aquel que piense como nosotros. Después, si se enamoran, eso dependerá de cada quien y de lo que busque.

Ojo: dígalos en voz baja. Use susurros preferiblemente y siempre al oído.

Clausura de lujuria. Por Ana Emilia Lahitte

El deseo
procura archipiélagos vivos,
desmesura radiante, verdor,
sangre amazona.

Y sólo encuentra enjaulada furia.
Muslos abandonados
sin salario de espuma.

Flor de ayer. Por Alfonso Caldera

Roto el jarrón.
La flor durmió
todo un invierno.
Sé cómo termina un amor,
cómo se ha ido.

Ligero como el canto que no acaba. Por José Carlos Cataño

Ligero como el canto que no acaba
Se ondula tu recuerdo en el verbero.
Regresa y es el mismo.
Despierto y no es un sueño,
A tu vuelta inocente encadenado.
La voz no sabe lo que canta.
Tallas mi vida y no lo advierto.
Hablo,
Y siempre ignoro de quién hablo.

Los pájaros no aman. Por José Antonio Masoliver

Los pájaros no aman
pero cantan
canciones que sí amamos
son de amor.
En el bosque de las mimosas
el polen perfuma
tu cuerpo.
Amar es una herida
de luz.
Vivimos un instante
de góndola y peces
dormidos.
Despertamos en el dolor.
Tus ojos son
dos corazones, dos
ánforas de bálsamo.
En el céfiro de los heliotropos
tu corazón es una dádiva.
Las flores no aman
pero iluminan el amor
y lo decoran.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com