Cuatro enseñanzas científicas que aprendiste en la escuela y que ya no son ciertas

Por redaccionnyl el 10/10/2017

La culpa no es de tu maestra porque ella solo estaba cumpliendo con hacerte saber lo que decía el libro de texto. En aquella época quizá habría sido casi un delito llevar la contraria a datos tan irrevocables, pero con el tiempo aparecen nuevos estudios que incluso descartan lo que parecía obvio.

La lección que nos deja esto es que la ciencia no debe enseñarse como un montón de datos qué memorizar sino como un mundo de posibilidades flexibles, por cuanto a los niños debe solo preparárseles para enfrentar el conocimiento, disfrutarlo y modificarlo permanentemente.

A continuación, cuatro verdades que fueron revocadas y que a un montón de señores mayores aún les cuesta aceptar.

Plutón es un planeta

Más de una generación aprendió a recitar de memoria los planetas del Sistema Solar iniciando con Mercurio y terminando con Plutón, el que entonces se consideraba el noveno mundo con respecto al Sol. Descubierto en 1930 por Clyde Tombaugh, durante décadas su órbita, tamaño y composición fueron una incógnita; sin embargo, se siguió considerando en los libros de ciencias y presentado como el astro más remoto del Sistema Solar. En 2006, luego de estudiarlo mejor y descubrir que carecía de dominancia orbital, la Unión Astronómica Internacional optó por clasificarlo como un planetoide que junto con otros objetos menores forman una nueva clasificación de planetas enanos hallados más allá de Neptuno, llamados plutoides.

Pero quien ríe el último ríe mejor y Plutón tal vez podría recuperar su antigua categoría si un grupo de científicos de la NASA se sale con la suya: reformular la definición de planeta y volver a considerar nuestro protagonista un miembro del club con pleno derecho. Y con él, unos cien cuerpos más del sistema solar.

Sólo existen tres estados de agregación de la materia

Las partículas que dan forma al mundo que conocemos son caprichosas y dependiendo de las condiciones a las que son sometidas (temperatura, altura, presión) se agrupan para formar distintos estados de agregación. En la escuela aprendiste que la materia sólo podía presentarse en tres estados: sólido, líquido o gaseoso. No obstante, el tema sigue siendo motivo de debate para científicos y a pesar de que existen al menos siete estados de la materia, en la actualidad se añadió el plasma a la terna antes mencionada.

La Muralla China es el único objeto humano visible desde el espacio

Los 7 mil kilómetros de largo de la Gran Muralla parecen argumento suficiente para alcanzar a ver su majestuosidad desde el espacio exterior. Así explicaban cuando se hablaba del monumento más icónico de China; sin embargo, la realidad es distinta. A pesar de su longitud, esta muralla tan sólo alcanza 6 metros en su parte más ancha, motivo por el cual resulta imposible de ver a ojo desnudo desde la Estación Espacial Internacional, la Luna u orbitando la Tierra. Irónicamente, este mito apareció antes de que la humanidad lograra ver su propio planeta desde el espacio en 1938, cuando el aventurero y escritor Richard Halliburton realizó tal aseveración en un libro llamado Second Book of Marvels.

La lengua tiene una zona específica para cada sabor

¿Recuerdas los libros de ciencias naturales donde explicaban cómo funcionaba el sentido del gusto? Un diagrama de colores precisaba el funcionamiento de la lengua y la percepción de los sabores según cada zona que se creía, poseía papilas gustativas específicas para interpretar cada sabor. Hoy sabemos que las neuronas se encargan de crear la sensación de sabor y aquella fue tan sólo una confusión que se popularizó en 1901, cuando el científico Edwin Boring ilustró las distintas regiones anatómicas de la lengua y su diagrama fue malinterpretado.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com