Cuando la mamoplastia es absolutamente innecesaria

Por redaccionnyl el 06/10/2017

Las operaciones estéticas han tenido un auge descomunal durante las últimas décadas. Pero ninguna es tan reclamada por las mujeres como el aumento de senos.

 
 

     
     
     

En la industria del entretenimiento ese fenómeno es de lo más común, tanto que lo raro es ver a una famosa que no tenga implantes mamarios. La actriz de contenidos para adultos Jessica Stojadinovich, mejor conocida como Stoya, pertenece a ese peculiar grupo de puristas.

Desde sus inicios, muchos de sus fans comentaban en Internet que la perfección de esta chica podía llegar a extremos asombrosos si se sometía a una operación de aumento de busto, pero ella prefería callar. Incluso alguno de sus perjudicados seguidores editó una imagen para mostrarle al mundo cómo se vería la actriz con ese aumento, quizá como para convencerla a ella misma.

     
     
     

     
     
     

Sin embargo, esta hija de padre escocés y madre serbia rechazó dos veces la oferta que le hizo una productora para operarse gratis.

Tiempo después, harta de la insistencia del mundo, Stoya publicó en su blog que tenía una alergia al látex y que ese era el principal motivo para mantenerse al natural.

     
     
     

     
     
     

Bueno, también dijo que tiene problemas con los métodos anticonceptivos hormonales y que se ha inducido tres abortos de forma química, pero de eso no queremos hablar.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com