«Os digo que si éstos callan, las piedras clamarán»

Por redaccionnyl el 25/03/2018

Luego de predicar durante tres años el mensaje de salvación para todo aquel que creyese, Jesús mandó a sus discípulos a buscar un burrito que estaba atado en una aldea y que nunca había sido montado. «Si os preguntan, decid que el Señor lo necesita, y que les será devuelto luego».

Jesús entró a Jerusalén montado en el burrito. Al verlo, una muchedumbre comenzó a adorarlo con ramas de árboles y cantando salmos: «Bendito es el que viene en el nombre del Señor. Bendito es el enviado del reino de nuestro padre».

Con aquel acto, Jesús cumplía la profecía del profeta Zacarías, que había escrito: «Alégrate mucho, hija de Sion; da voces de júbilo, hija de Jerusalén; he aquí tu rey vendrá a ti, justo y salvador, humilde, y cabalgando sobre un asno, sobre un pollino hijo de asna».

De inmediato los fariseos comenzaron a pedirle a Jesús que mandara a callar a la gente, pero este respondió: «Os digo que si éstos callan, las piedras clamarán».

La entrada triunfal de Jesús marcó la historia de la humanidad. Se cumplió lo que debía cumplirse. El rey de reyes entró a la ciudad donde poco después cumpliría en una cruz su misión de limpiar los pecados del mundo.

Desde entonces los cristianos del planeta recuerdan aquel acto como el inicio de la Semana Santa, pero también como el día en que los hombres adoraron al hijo del Altísimo antes de su muerte y resurrección.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com