Conozca los efectos en el cerebro de una buena respiración

Por redaccionnyl el 03/10/2019

Si bien el arte de respirar bien ha sido parte de prácticas orientales milenarias, como el tanta y el hinduismo, en las últimas décadas la data científica se ha encargado de demostrar su influencia significativa sobre el cuerpo y mente de las personas. Quizá esta sea la razón por la cual es una herramienta básica en tratamientos para casos de ansiedad, fobias, ataques de pánico y otros trastornos relacionados con el estado de ánimo.

Sin embargo, pese a ser clara la evidencia de la influencia de la respiración en el cuerpo, poco se tenía en cuenta el impacto que tiene sobre el funcionamiento del cerebro. Hasta ahora. Un estudio dirigido por el investigador postdoctoral José Herrero y el doctor Ashesh Mehta del NorthShore University Hospital en Long Island, EEUU, logró poner en evidencia que la respiraciónn no sólo influye en los funcionamientos más importantes del cuerpo sino también en la activación de distintas partes del cerebro relacionadas con la regulación emocional.

De acuerdo con los especialistas, respirar de manera consciente produce un cambio significativo en la activación de ciertas zonas del cerebro, en comparación de una respiración regulada de manera automática. Para llevar a cabo este análisis, realizaron grabaciones en directo de cerebros humanos durante una intervención quirúrgica. De este modo, los científicos pudieron darse cuenta de que la respiración consciente permite regular al cerebro para controlar emociones, mantenerse despierto pese a estar cansado e inclusive suprimir pensamientos negativos.

Una respiración consciente, una herramienta terapéutica

Tras este descubrimiento, los científicos se cuestionaron por qué los humanos somos capaces de regularnos emocionalmente a través de la respiración y cómo es que podemos acceder a partes del cerebro que por norma general no están bajo nuestro control consciente. Si bien estas preguntas son complejas de responder por sí solas, los expertos consiguieron comprender que basta controlar nuestra respiración de manera consciente (o tan sólo prestar atención a la respiración misma) para obtener un acceso y sincronía a distintas partes del cerebro que por norma general están desactivadas. Esto tiene como consecuencia un mayor control corporal, enfoque, calma y control emocional.

Durante el estudio, los científicos pidieron a sus pacientes alternar entre los dos tipos de respiración establecidos anteriormente: a través de las grabaciones en directo, descubrieron que el cerebro cambiaba también. En términos esenciales, la manipulación de la respiración activa distintas partes cerebrales, y algunas de ellas son distintas a las que se relacionan con la respiración automática. Entre estas partes cerebrales, estaban las encargadas de regular las emociones y la memoria.

Por esta razón, los científicos pudieron relacionar los cambios cerebrales mediante una respiración profunda con un mayor bienestar emocional y corporal, seguido de una mejoría en la resistencia deportiva.

Podríamos decir que una respiración consciente es en realidad un arte que introduce varios factores de una salud plena, tales como la sensación de bienestar, creatividad, tranquilidad, plenitud y, sobre todo, dominio de sí mismo. Gracias a ello, se ha convertido en una herramienta infalible para garantizar la salud mental en diversos casos. Quizá, después de milenios de su sabiduría, los antiguos filósofos necesiten ser escuchados con mayor atención y respeto.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com