Cinco telenovelas venezolanas que si te pones a ver no eran tan malas

Por Haymara Alfonzo el 28/11/2018

Las telenovelas venezolanas fueron tan importantes a nivel mundial que llegaron a modificar patrones de conducta en todo el mundo.

Por ejemplo, en Rusia, el gobierno tuvo que adaptarse al hecho de que el consumo de electricidad aumentaba cuando comenzaba la telenovela “Cristal”, y a que los desagües casi colapsaban cuando esta terminaba porque la gente comía viéndola y luego lavaba los platos.

Pero aquí no hablaremos de esos clásicos sino de telenovelas que fueron acusadas de malas por aquella masa pseudointelectual que ni siquiera las veía. Es que viéndolas en retrospectiva, se nos hace obvio lo mucho que entretenían.

5. El país de las mujeres

Escrita por Leonardo Padrón, esta producción transmitida por Venevisión entre los años 1998 y 1999, le declara la guerra a los hombres sin vergüenzas al contar la historia de cinco mujeres, sobrinas de una mujer presuntamente moribunda y quienes lastimadas por el amor, deciden unirse para vengarse de sus parejas.

4. Juana, la virgen

La telenovela cuenta la historia de Juana Pérez, una joven que a sus diecisiete años no ha tenido relaciones sexuales pero queda embarazada tras ser inseminada por equivocación. Juana, bajo la actuación de Daniela Alvarado, soporta el desprecio de algunos y el fanatismo de otros que ven en ella una especie de reencarnación de la Virgen María.

La historia original de la escritora Perla Farías, fue producida y transmitida por RCTV en el año 2002 y se alzó como la tercera telenovela más exitosa producida en Venezuela tras Kassandra en 1992 y Mi gorda bella también en 2002.

3. Mi gorda bella

Narra las aventuras de Valentina (Natalia Streignard) una joven dulce con problemas de sobrepeso que, tras la repentina muerte de su madre, se muda a casa de su tío sin imaginar el infierno que le esperaba. Allí se reencuentra con su primo Orestes (Juan Pablo Raba), de quién ha estado enamorada desde niña y termina siendo su ángel protector mucho antes que esta se transforma en una mujer hermosa y admirable.

Este melodrama escrito por Rossana Negrin, cautivó a los venezolanos entre los años 2002 y 2003.

2. Cosita Rica

De la pluma de Leonardo Padrón, Cosita Rica, no solo cuenta una gran historia de amor entre Paula C, la chica más popular del barrio que quiere ser bailarina y de Diego Luján, heredero de un imperio de cosméticos; sino que además refleja el contexto social de un pais con dos constrastes: uno de lujo y poder, y otro de pobreza.

1. La Mujer de Judas

Sin duda alguna, Martin Hahn rompió el celofán con una trama de misterio y drama nunca antes vista en la televisión venezolana.

Escrita para RCTV en 2002, esta historia gótica de terror protagonizada por Astrid Carolina Herrera, Chantal Baudaux y Juan Carlos García, se desarrolla en unos viñedos embrujados de Carora luego que una ex presidiaria, culpada por el asesinato de un sacerdote hace 20 años, quedara en libertad.

La situación despertó el interés en una estudiante de cine con poderes paranormales que, con la ayuda de un joven millonario y presidente de los viñedos, decide hacer su tesis sobre el tema; lo que la lleva a desenterrar el pasado quedando envuelta en un sinfín de misterios por resolver.

En definitiva, estas novelas marcaron un “antes y después” en la televisión venezolana. Por eso y por muchas cosas más, ¿cuál fue tu favorita?

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com