Cinco escenas improvisadas del cine que marcaron una época

Por Mariana Betancourt el 06/11/2017

Siempre creemos que cada actuación y cada historia que se desarrolla en una película están detalladas de una manera minuciosa en los libretos o guiones, y que los actores se rigen estrictamente a las indicaciones del equipo de producción y por supuesto de su director. Sin embargo en ocasiones los intérpretes le agregan algo que no estaba escrito y que sale a la perfección.

Es así como se han mantenido algunos episodios que no habían sido ideados por el escritor y que se convirtieron en escenas improvisadas del cine que marcaron una época. A continuación destacamos cinco de ellas.

1.- Casablanca

Aunque no lo crea esa frase con la que concluye una de las películas más recordadas de la historia, Casablanca: «Here’s looking at you, kid» o «Mírame, aquí estoy, pequeña», fue totalmente improvisada. Resulta que Humphrey Bogart escuchó a su compañera de reparto Ingrid Bergman aprendiendo inglés, y en una de sus prácticas la escuchó diciendo esas palabras que se quedaron en su mente.

2.- El Resplandor

En este film Jack Nicholson sin duda alguna se lució atemorizando a los espectadores sólo con dos palabras. Fue un momento que pese a necesitar tres días para su grabación logró el final deseado.

3.- El Caballero Oscuro

 

La escena en la que el Joker aplaudió a manera de burla tras su detención luego de la explosión del hospital en «The Dark Knight» no estaba en el guión, sin embargo continuaron la grabación y este gesto resultó siendo una increíble actuación de Heath Ledger.

4.- Harry Potter y las reliquias de la muerte Parte 2

Ralph Fiennes, el actor que interpretó a Lord Voldemort, tuvo varias opciones en su libreto para mantener a la expectativa a sus propios compañeros, durante la última escena de la batalla. Él eligió a su co-protagonista Jason Isaacs, también conocido como Lucius Malfoy, improvisación que mantuvo a todos en ascuas y que obtuvo excelentes resultados.

5.- El indomable Will Hunting

La combinación entre Robin Williams y Matt Damon en El Indomable Will Hunting fue fenomenal, y más aún esa escena casi final, cuando después de leer una carta del personaje de Daemon, Williams improvisó la frase: «Hijo de puta robó mi línea», cerrando con broche de oro la historia.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com