Cinco criaturas mitológicas que toda persona culta debe poder identificar

Por redaccionnyl el 26/08/2018

Cualquier persona puede identificar una sirena, un hombre lobo o un ogro con tan solo ver un dibujo. Pero hay criaturas mitológicas que solo reconocen los muy cultos.

O al menos los medianamente cultos. Para que no vaya a estar pasando pena, aquí están al menos cinco seres de la mitología que no son tan comunes pero tampoco tan raros en la imaginación colectiva. Identifíquelos sin dudar.

Grifo

criaturas mitológicas

El origen del grifo es griego. Tiene la cabeza y las patas delanteras como las de un águila, y el cuerpo y las patas de atrás como un león. Los magos los usan para custodiar tesoros aunque son criaturas muy feroces que se alimentan siempre de carne.

Fénix

criaturas mitológicas

El canto de fénix tiene la capacidad de aumentar el valor de los puros de corazón y de hundir en la desesperación a los impuros. Sus lágrimas curan cualquier enfermedad. Es un pájaro rojo del tamaño de un cisne con cola dorara y pico y garras del mismo color que anida en las montañas de la India y China.

Vive mucho tiempo porque se regenera. Estalla en llamas cuando su cuerpo inicia su decadencia y resurge de las cenizas como un polluelo.

Hidra

criaturas mitológicas

Es un reptil de múltiples cabezas (entre cinco y doce). Llega a medir hasta 10 metros de largo. Es carnívoro y no se agrupa con otros de su especie.

Minotauro

criaturas mitológicas

Es un humanoide con cabeza de toro. En la mitología griega se dice que el primero de estos fue hijo de la reina Pasífae y el Toro de Creta. Su naturaleza es más próxima a la de un animal que a la de un hombre. Borges dice que para estas criaturas el número 14 es el más alto que puede concebirse. Son siempre machos y se reproducen con mujeres humanas.

Comen carne humana y aunque atacan principalmente con la cabeza, a veces se los ve dibujados con un hacha en sus manos.

Cíclope

criaturas mitológicas

Son gigantes de un solo ojo que surgieron de la mitología griega. Todos comen humanos, o como dijo Eurípides para hacer una sátira en la que los acusaba de homosexualidad, eran “devoradores de hombres.

Loa primeros fueron los hermanos Arges, Brontes y Steropes. Pero el más famoso de todos fue Polifemo, que fue engañado por Ulises en la Odisea.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com