Cinco claves para lograr que no te importe la opinión de los demás

Por María Beatriz D'Andrea el 20/03/2019

Con estas claves para lograr que no te importe la opinión de los demás es posible que tu vida sea más tranquila. Las opiniones ajenas dejarán de tener peso cuando se aprende a darle valor a lo que de verdad importa.

Muchas personas basan sus actividades en acciones que llenen las expectativas ajenas. Viven para otorgar importancia a lo que los demás puedan decir sobre las acciones que hicieron.

Vivir bajo la influencia de los demás puede ser tan dañino que llegue a causar daños emocionales a cualquiera. Conocer quienes somos y darnos el valor que merecemos es parte de nuestro crecimiento para afrontar estas opiniones ajenas.

Con esto no queremos decir que de ahora en adelante andes por el mundo sin que absolutamente nada te importe. Lo que te traemos es la clave para que entiendas tu valioso lugar en esta vida y lo cuanto que debes cuidarlo.

A continuación conoce estos pasos que te salvaran de ser un títere más de la opinión social que tanto peso suele tener.

1. Conocer el valor propio.

Aprender a conocerse a si mismo es el camino directo para saber cuanto valor se tiene como persona.

Esto ayuda a que la autoestima permanezca estable y a reconocer en lo que realmente se tienen habilidades. Hasta se logra apreciar los niveles de ventaja que se tienen sobre otras personas.

Valorarse de manera introspectiva se refleja en el exterior de las acciones demostrando una actitud humilde e inquebrantable.

Si no te das valor a ti mismo ¿cómo puedes valorar a los demás?.

2. La responsabilidad individual.

Para esta clave es importante reconocer las responsabilidades tanto propias como ajenas. En muchos casos las personas suelen llevar en sus hombros una carga que no les pertenece.

Por más que luchen por una causa para cambiarla y esta no es correspondida lo se que obtiene como resultado es frustración.

Es por ello que se debe aprender a tomar las responsabilidades que correspondan según las acciones realizadas.

Quien hace el mejor esfuerzo por cumplirlas de manera impecable no tendrá que preocuparse por el qué dirán.

3. Conocer las emociones propias.

Además de conocer el valor que se posee como persona también esta la importancia que tienen las emociones. Estas suelen determinar como las personas se desenvuelven y perciben la realidad en la que viven sus experiencias.

Aprender a conocerlas ayuda a entender el por qué de las acciones y reacciones se que tiene en la rutina diaria. Con este conocimiento se puede tomar el control sobre cada emoción para cuidarlas como una posesión valiosa e importante.

Cuando se conoce el peso y la importancia de las emociones personales nadie puede aprovecharse de ellas.

4. Dar el mayor esfuerzo otorgándole su valor.

Al actuar se debe estar consciente cuando se ofrece lo mejor de sí mismo demostrando el máximo potencial que se tiene.

Para esto lo primero es reconocer las habilidades reales tanto buenas como regulares que se poseen. Sean las limitaciones, los recursos disponibles, el escenario donde se desempeña, las posibilidades y la manera de ejecutarlo.

Conocer las condiciones, evaluando el desempeño realizado y teniendo sinceridad en los hechos se puede concluir el valor del esfuerzo que se ofrece.

Con esto se aprende a conocer el valor real que tienen las acciones que se hacen y se demuestran con firmeza frente a los demás.

Así nadie podrá tener derecho alguno de reprochar por algo que se hizo entregando el mayor esfuerzo posible.

5. Todos cometemos errores.

Nadie esta excluido de cometer errores a lo largo de su vida por lo que en algún momento todos pasamos por este lugar.

Como es parte de la naturaleza humana cometerlos se deben manejar como un medio para el aprendizaje. Una oportunidad donde se llega a crecer personalmente en las experiencias vividas y las que estan por vivirse.

«Si la gente nunca hiciera cosas tontas, nada inteligente se haría nunca» (Ludwig Wittgenstein, filósofo.)

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com