Esquileo I. Por William Faulkner

La prosa de Faulkner nos persigue. El mundo avanza y no la olvidamos como tampoco la de su inspiración Joyce ni la de los otros escritores norteamericanos que vivieron las mismas décadas que él.