Casida de la tentadora. Por Jaime Sabines

Por redaccionnyl el 28/02/2018

Casida
Casida

Lo hermoso de las casidas es que son variaciones poéticas árabes preislámicas. O sea que no están sujetas al rigor del Corán ni tiene en las leyes musulmanas su único tema. Siglos después de su aparición, poetas occidentales quisieron rescatarla. Por ejemplo, Jamie Sabines con su Casida de la tentadora.

En este poema, el mexicano habla de la lamia, esa mujer que seduce todo lo que toca. Como si fuera una reprimenda sacada del Eclesiastés de Salomón, Sabines se entrega al reproche con una maestría poética inusual para estos tiempos. Por eso decidió acudir a un género antiquísimo.

Casida de la tentadora

Todos te desean pero ninguno te ama.
Nadie puede quererte, serpiente,
porque no tienes amor,
porque estás seca como la paja seca
y no das fruto.
Tienes el alma como la piel de los viejos.
Resígnate. No puedes hacer más
sino encender las manos de los hombres
y seducirlos con las promesas de tu cuerpo.
Alégrate. En esa profesión del deseo
nadie como tú para simular inocencia
y para hechizar con tus ojos inmensos.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com