Canto pagano. Por Rudyard Kipling

Por redaccionnyl el 09/02/2018

A Rudyard Kipling le ofrecieron el Poet Laureat, la Orden de Mérito del Reino Unido y el título de sir. Pero el único galardón que aceptó fue el Premio Nobel de Literatura en 1907. Aunque la mayor parte del mundo lo recuerda por «El libro de la selva», fue su faceta como poeta la que lo dio a conocer inicialmente.

Hoy lo leemos sabiendo que detrás de cada letra suya están la sabiduría de la India profunda y el orden del Imperio Británico. A continuación un poema que mueve las entrañas de una humanidad urgida por volver a lo que ella misma perdió.

Canto pagano

Yo que he estado donde he estado-
Yo que he ido donde he ido-
Yo que he visto lo que he visto-
cómo podría nunca competir
otra vez con la terrible vieja Inglaterra,
casas a ambos lados de la calle,
cercas a los dos lados del camino,
en medio el sacerdote y las gentes de buena familia,
si nos encontramos, tocan mi sombrero-
¿Yo que he visto lo que he visto?

Yo que he mirado medio mundo
levantarse brillante entero con el rocío,
que pone un velo de lluvia al sol,
y tan pronto como la niebla abre el paso
nuestro helio parpadea y parece divertido-
tres lados de una plaza de noventa millas,
sobre valles tan grandes como un condado-
«¿Estáis allí? Estáis allí? ¿Estáis allí?»
Y el ritmo ciego entonces de nuestro fuego.
ruedo por la grama en la Terratenencia,
¡yo!

Yo que he cabalgado a través de la oscuridad
con frecuencia, al final, cuarenta millas,
por todo el Rancho Mahollisberg,
con las estrellas sólo como guía
y sólo la noche como amiga,
y las cosas que huyen a mi paso,
y cosas que entre la hierba saltan,
y el silencio, el resplandor y el tamaño
de las alturas, indecibles cielos-
estoy llevando algunas cartas casi
tanto como a una milla de la posta,
y «si no te importa regresa con el cambio»
¡Yo!

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com