Brevísimo cuento tradicional uzbeko como para divertirse y pensar

Por redaccionnyl el 30/07/2017

Érase una vez un mulá, o sea, un sacerdote musulmán, que se llamaba Nasreddín. El mulá vivía en la antigua ciudad uzbeca de Bujará y tenía un asno. Un día, un vecino llamó a su puerta y Nasreddín salió a la puerta del jardín. El vecino dijo al mulá:

–Déjame tu asno, mulá, teno que transportar la mercancía a Jiva.
“Jiva está lejos, hay que atraversar el desierto –pensó el mulá–, y no tengo ganas de dejarle el burro a este vecino”. Pero para no parecer mal educado, contestó:

–Te prestaría mi asno con agrado, pero desgraciadamente no es posible porque se lo he dejado a otro.
En ese preciso momento, se oyó desde el establo el rebuzno de un asno.

–¡Qué curioso, si se oye un asno que brama! –comentó el vecino.
–¿A quién crees, al asno o a tu mulá?

Extraímos este relato de «La noche de Valia» de Monika Zgustova, Destino, 2012, página 227.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com