Belleza en Nueva York. Por Rosa Chacel

Por redaccionnyl el 16/07/2018

Rosa Chacel nunca pudo asistir a la escuela a causa de su delicada salud cuando era niña. Pero su madre la educó de tal manera que a muy temprana edad ya tenía un pensamiento tan original que deslumbraba a los adultos.

Escribió de todo: cuentos, poemas, novelas… Su obra estuvo siempre adelantada a su tiempo. Por eso comenzaron a valorarla de una forma justa en España apenas cuando llegó la democracia.

A continuación, uno de sus poemas más hermosos.

Belleza en Nueva York. Por Rosa Chacel

Bien conozco tu cara, que me mira
hoy desde el fondo mismo de esta noche…
sobre el agua, tan tersa, pasan barcos,
sobre este agua que llaman Río Hudson.

Pero tu cara, igual que sobre el Nilo,
sobre el Sena o el Tíber, ¡tan hermosa!,
¡tan silenciosa!, ¡tan terrible, tan
próxima, inconfundible, indefinible!…
Me mira igual que siempre, porque siempre
que abro de noche una ventana espero
encontrarte mirándome, y te encuentro.

La oscuridad delata tu pureza…
El grito atroz de una luz roja, el suave
canto de una luz verde, sólo dicen
que el río no está inmóvil, que es un río
y se va, como el Tíber, como el Sena,
como el mar a la nube. Todo corre
bajo tu quieta permanencia oscura.
Tú estás ahí, mirando a quien te mira.
Hoy aquí estás, como la flor del HOY,
porque eres siempre actual presencia, aroma
del momento, sustancia del lugar.
Hoy el HOY y el AQUÍ te dan su sangre
y así tu eternidad se hace tangible.
Porque hoy eres esa agua que se llama
Río Hudson y corre entre mil pléyades
de eléctricas estrellas vigilantes,
de culebrillas fúlgidas, polícromas,
porque hoy eres esa agua que se llena
de luminarias que pasean, graves,
en círculo, a la altura de las torres.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com