Así terminó la adicción al bronceado de esta mujer

Por redaccionnyl el 31/01/2018

Algunos recuerdan a la famosa “Mamá bronceada” quien, hace unos cuantos años, ocupó varios titulares de la prensa online por su particular estilo de vida y por una grave polémica en la que se vio envuelta. Hoy te mostraremos cómo luce en la actualidad.

Patricia Krentcil fue arrestada y condenada por maltrato infantil al haber metido a su hija con ella en una cama de bronceado. Ahora Krentcil declaró que su hija, que ahora tiene 11 años, volvió de una salida escolar con quemaduras solares y esto la ha enojado bastante.

Lee También:Las 15 reglas secretas que debían cumplir las conejitas de la Mansión Playboy

“Estaba totalmente quemada. Le puse crema solar en la maleta y ha vuelto como una patata frita”. Krentcil no solo está furiosa por las quemaduras solares de su hija, sino también porque fue justamente una enfermera de la escuela de su hija la que la denunció en 2012 por someterla a rayos UVA.

En aquella época Patricia reconoció que su hija sí la acompañaba a las sesiones de bronceado, pero que nunca había participado en ellas. Krentcil es madre de cinco niños (que van de los 8 a los 23 años), esta excelebridad de internet parece haberse ido perdiendo en el olvido en los últimos años. Pero amigos, las cosas nunca desaparecen completamente de Internet.

La mujer ha vuelto a saltar a los medios con sus declaraciones: “El dolor está aún ahí. Siempre estará ahí“. Afirma también que el proceso legal y psicológico para superar lo acontecido le supuso un gasto de unos 100.000 dólares.

Patria ha admitido que su vida no ha sido de color de rosas siempre y que todo cambia mucho cuando se apagan las cámaras. “Me quedé hundida”, reconocía. “No podía salir de mi casa. No podía comer fuera. Todo el mundo me miraba como si fuese una madre horrorosa. Básicamente, todo el mundo me odiaba.!»

Hasta los salones de bronceado la expulsaron. “Fui rechazada de todos los salones de bronceado. Pusieron signos de aviso: “no dejéis que esa mujer se broncee aquí”

Patricia tiene pensado también adquirir parte de un salón de bronceado y está dispuesta a invertir dinero en ello. “En estos días, la menopausia y los flashes calientes hacen que broncearse sea complicado. Estoy bien bronceada por ahora. No estoy tan oscura como solía estarlo antes“.

A pesar de toda la polémica Patricia se da sesiones de bronceado tres veces a la semana, lo cual, según ella, es algo adecuado.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com