Así me cambió la vida cuando me operé los senos

Por Patricia Smith el 07/04/2019

Patricia Smith reconoce que sus tetas le permitieron recorrer el mundo y hacer dinero, pero también la llenaron de una frivolidad que hoy espera superar. Como en todo sus textos, le exprime hermosura a los hechos más simples y hasta patéticos.

Su relato

Yo tenía un amigo que siempre me iba a buscar a mi casa para irnos juntos a la universidad en primer semestre de Derecho. Todo el tiempo me contaba historias asombrosas que había leído y me hablaba sobre sus aspiraciones de convertirse en juez para comenzar a cambiar la injusta justicia de este país.

Cada mañana en el autobús era una auténtica maravilla llena de sueños y emociones. Creo que yo le gustaba, pero nunca se atrevió a decirme nada. En cambio sí me acompañaba a todas partes: a comprar ropa al centro de la ciudad, a hacer mercado, a hacerme los exámenes para mi inminente operación estética… y creo que a partir de ese momento todo cambió. Quedé tan rica con mis tetas nuevas, tan llamativa, que otros muchachos menos interesantes pero con más capacidad de movilización comenzaron a invitarme a salir. Y yo aceptaba, claro.

Gracias a mis tetas conocí Morrocoy, Los Roques, Roraima, Bogotá, San Andrés, Cancún, Miami, París, Egipto… Yo sé que fue gracias a esa operación, porque desde entonces y solo desde entonces comencé a salir con novios cada vez más guapos y adinerados.

Claro que yo también tuve mis méritos, aproveché esto de ser un caramelo andante para hacer negocios con hombres babosos; negocios serios: mira, vamos a montar una línea de mototaxis; mira, hagamos una licorería; disculpe, señor fulano, qué le parece si me nombra la gerente de ventas de su cadena de restaurantes… Logré independencia, fui a muchas fiestas, tuve mucho sexo, recibí muchos regalos… y al final de cada bendito día tuve un enorme vacío en el pecho.

Así se me fue buena parte de la vida y ahora que tengo apenas 32 años, y que tengo unas prótesis más pequeñas porque aquellas eran muy grandes y ya se habían puesto flojitas, he vuelto a recordar a mi amigo, a aquel que dejó de acompañarme porque después de las tetas siempre me iban a buscar mis novios de turno. Lo encontré en Facebook luego de grandes esfuerzos para recordar su nombre y resulta que evidentemente todavía no es juez; pero si no se dio por vencido entre tanta corrupción, tal vez llegue a serlo.

Parece que es soltero, aunque tiene un hijo pequeño. Si pudiera volver en el tiempo nunca habría dejado de caminar con él a la parada de los autobuses, porque, viendo todo en perspectiva, sus historias eran mucho más interesantes que los viajes por todo el mundo con aquellos imbéciles que usé y que me usaron.

Ojalá un día se arme de valor y me escriba un mensaje por Facebook invitándome a salir. Ya yo di el primer paso de buscarlo y hacerle una solicitud de amistad. Llevo tanto tiempo con este vacío en el pecho que he pensado mucho en él. Por haberlo desechado a cambio de una vida frívola me impondré el castigo de no escribirle. Pero un mensaje suyo sería el inicio de una pequeña redención.

writen by

Escribo poco para que me lean mucho. Intelectual a tiempo completo. Redactora exclusiva para Nalgas y Libros.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com