Abu Nuwas y el arte de seducir varones. Por Luis Figuera

Por Luis Figuera el 27/01/2020

Abu Nuwas, es el poeta más controversial del mundo árabe, su obra es una de las mejores de la rica poesía islámica. Nacido en la antigua Persia, hoy Iran, durante su juventud vivió en Basora, donde conoció al poeta y libertino Waliba ibn al-Hubab, su primera gran influencia literaria, y por cuya recomendación se fue a vivir en el desierto con los beduinos para aprender la lengua berebere.

La vida entre camellos y campesinos, desencanto al poeta que regresó a Bagdad, justo cuando el Califa Harúm Al Rasid, conoce sus versos y lo lleva a palacio como preceptor de su hijo  Al-Amin. Un incidente con un poema en honor a la familia Barmakíes hace huir a Nuwas, que retorna después de la muerte de Harúm Al Rasid, cuando su antiguo preceptor accedió al trono. Se dice que en ese periodo  desarrollo al máximo su creatividad.

Sus versos homo eróticos escandalizaron a reyes y califas de su época, por lo que fue execrado y hecho prisionero acusado de pederastia y sodomía. Su poesía báquica está catalogada como una de las mejores que se haya escrito en árabe.

La parte más escandalosa de su obra es aquella en la que trata el amor entre hombres, el desparpajo con el que retrata las escenas con jóvenes muchachos a los cuales seduce y embriaga, la descripción de sitios y tabernas a los cuales concurre, y el largo aliento erótico de sus poemas homosexuales, le ocasionaron problemas con el poder público de su tiempo. En el año dos mil uno, el gobierno de Egipto secuestró más de seis mil libros de sus obras completas.

Abu Nuwas, es considerado por muchos el modernizador de la poesía árabe, su estilo acabó con la vieja escuela literaria, abrió las puertas a una poesía transformadora  y más rica en su construcción. El tratamiento de los temas en su poesía se considera innovador, con respecto a la poesía árabe influenciada por la lirica pre islámica. Fue el iniciador de una corriente literaria irreverente y desenfadada en cuanto a la manera de expresar los sentimientos a través del verso, rompiendo el conservadurismo de la escuela clásica arábiga que tenía a la casida como construcción fundamental.

Nuwas, llevo durante años una vida licenciosa que empezaba en alguna taberna, y terminaba en la cama de alguno de los jóvenes que sedujo en su época. Su fama se extendió de tal manera  que fue incluido en las tradiciones orales de los Relatos de las mil y una noches donde figura como un personaje excéntrico, insolente y cómico.  

Sus versos tienen un estilo único donde se relatan las peripecias diarias del deambular del poeta por tabernas, en muchos de ellos se ataca la religión formal, y el orden existente de la época, a veces son poemas desenfadados donde se arremete contra las viejas formas literarias que predominaban en el mundo islámico.

Su contribución a la poesía homo erótica es única, los versos describen con desparpajo y mucho sentido del humor los encuentros del poeta con sus jóvenes amantes, a los cuales seduce entre exóticos platos de comida y abundante vino. Su aporte en el campo de la literatura homo marco el inicio de una corriente de vanguardia que se atreve a expresar los deseos sin pudores.  

Caracterizada por un gran realismo, su obra está llena de intersticios sensibles y melancólicos, donde  expresa sus convicciones sexuales y religiosas abiertamente, lo cual generó un movimiento literario  que lo consagró como uno de los poetas preferidos del mundo árabe, e  influencio a generaciones posteriores, que imitaron el estilo descarnado y crítico de sus versos.

La fuerza de sus mejores versos está localizada en su poesía báquica, pero es realmente su aporte en el campo de la lirica homo erótica que lo convierte en una especie de poeta maldito, las descripciones de los actos amatorios entre varones, y todo ese proceso de seducción hicieron de su obra una de las más veneradas por las generaciones posteriores.

¿Me amas? Por Abu Nuwas

                                         Cuando vi aquel hermoso joven

                                          él reía con ganas.

                                        Estábamos los dos solos, en fin,

                                        Solos con Dios. Y sin embargo

                                        Él puso su mano en la mía

                                        y me habló largo rato;

 después me dijo: <<¿Me amas?>>

                                          < Sí más allá del amor.>

                                        < Y por tanto –dijo-, ¿me deseas?>

                                         < Todo en ti es deseable.>

                                         <Teme entonces a Dios y olvídame >

                                          <Si mi corazón quisiera obedecerme…>

writen by

Cuentista, columnista y político venezolano.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com