A cada vez más hombres les excita que sus parejas les sean infieles

Por redaccionnyl el 06/12/2016

Qué duro imaginar esa escena en la que, al llegar a casa, abres la puerta de tu habitación y te encuentras a tu novia o tu mujer tirándose a otro. No sólo por el hecho en sí, sino porque, además, nuestra sociedad suele ridiculizar al cornudo. Cuántas veces no habremos escuchado esa palabra pronunciada como un insulto, con burla. Sin embargo, cada vez hay más hombres a los que eso no sólo no les molesta, sino que les pone muchísimo. Sí, la infidelidad también puede ser fetiche, en este caso, la infidelidad de una mujer hacia su pareja.

 
 

Como explica una mujer para el medio británico The Independent, la primera noche que le fue infiel a su marido -lo habían pactado- el resultado fue genial: “no sólo estaba eufórico, quería detalles, fotos (no tomé ninguna), y toda la historia[…] Cuando llegó a casa, le conté toda la historia y le excitó tanto que tuvimos un sexo espectacular”.

Sólo hace falta echar un vistazo en Goodreads, una de las plataformas para lectores más conocida internacionalmente, para encontrar decenas de libros eróticos sobre este tipo de fantasía sexual que cada vez gana más adeptos. También en Internet crecen las comunidades dedicadas a este tema, Reddit está plagado de estas historias, abundan los relatos eróticos y el ‘porno de cornudos’. Los neurocientíficos Ogi Ogas y Sai Gaddam, cuentan en su libro A Billion Wicked Thoughts: What the Internet Tells Us About Sexual Relationships que ‘porno de cornudos’ fue el segundo término más buscado en la web durante el 2012, por usuarios heterosexuales en buscadores en lengua inglesa.

Como explica el psicólogo Justin Lehmiller en un artículo en la revista Playboy, “me han inundado con historias de hombres ansiosos por ver a sus mujeres o a sus novias haciéndolo con otros hombres. Casi siempre se trata de mirar sin participar y, habitualmente, es importante que el otro tenga un pene más grande. Muchas veces, estos hombres no sólo me escriben para compartir sus fantasías, lo hacen porque quieren saber si ese deseo es ‘normal’ o sano para un heterosexual sexualmente completo en una relación de pareja”.

Algunos expertos lo achacan a una forma psicológica de sadomasoquismo: al marido le pone ser humillado por su mujer. Otros lo llevan un poco más allá, como el doctor David J Ley, autor de Insatiable Wives: Women Who Stray and the Men Who Love Them (Esposas insaciables: Mujeres que se extravían y los hombres que las quieren), que cuenta en Psichology Today que “Es esencial entender que lo humillante de imaginar a nuestra mujer teniendo relaciones con otro hombre se transforma, en un caso ideal, no solo no humillante, sino en algo fascinantemente erótico”.

Hay muchas teorías sobre el origen de la palabra ‘cornudo’, pero una de ellas cuenta que, en la Edad Media, algunos gobernantes vikingos tenían el poder de elegir con qué mujer querían pasar la noche. Para que ella lo supiera, lo que hacían era dejar en la puerta de su casa unos cuernos de alce como señal. Dicen que los maridos de aquellas mujeres, mostraban los cuernos orgullosos de que el gobernador hubiera elegido a su esposa. De ahí la expresión ‘te han puesto los cuernos’. Parece que la historia se repite y que a algunos hombres les excita “ofrecer” a su pareja. Lo que no sabemos aún es si se convertirá en un motivo de orgullo o un fetiche oculto más.

Un artículo de Código Nuevo

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com