93 proverbios del rey Salomón que te incendiarán el cerebro

Por Verónica Martínez el 08/04/2020

Entre los Salmos y el Eclesiastés, hay en la Biblia una belleza de sabiduría que llamamos Proverbios. Los cristianos clasifican esta joya entre los Libros Sapienciales y los judíos entre los Ketuvim.

Tradicionalmente estas frases se le atribuyen al rey Salomón, de quien los siglos han dicho que es el hombre más sabio que jamás caminó y caminará debajo del sol.

Salomón disertó de peces, de aves, de árboles, de hombres y de conductas. Probó todos los placeres, profundizó en todos los rincones de la mente. Estos son sus proverbios.

93 proverbios espectaculares del rey Salomón

1.7. El principio de la sabiduría es el temor de Jehová; Los insensatos desprecian la sabiduría y la enseñanza.

1.24. Por cuanto llamé, y no quisisteis oír, Extendí mi mano, y no hubo quien atendiese

2.6. Porque Jehová da la sabiduría, Y de su boca viene el conocimiento y la inteligencia.

3.1. Hijo mío, no te olvides de mi ley, Y tu corazón guarde mis mandamientos

3.2. Porque largura de días y años de vida Y paz te aumentarán.

3.3. Nunca se aparten de ti la misericordia y la verdad; Atalas a tu cuello, Escríbelas en la tabla de tu corazón

3.5. Fíate de Jehová de todo tu corazón, Y no te apoyes en tu propia prudencia.

3.6. Reconócelo en todos tus caminos, Y él enderezará tus veredas.

3.7. No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal

3.8. Porque será medicina a tu cuerpo, Y refrigerio para tus huesos.

3.9. Honra a Jehová con tus bienes, Y con las primicias de todos tus frutos

3.10. Y serán llenos tus graneros

3.22. Y serán vida a tu alma, Y gracia a tu cuello.

3.23. Entonces andarás por tu camino confiadamente, Y tu pie no tropezará.

3.24. Cuando te acuestes, no tendrás temor, Sino que te acostarás, y tu sueño será grato.

3.27. No te niegues a hacer el bien a quien es debido, Cuando tuvieres poder para hacerlo.

3.31. No envidies al hombre injusto, Ni escojas ninguno de sus caminos.

3.32. Porque Jehová abomina al perverso; Mas su comunión íntima es con los justos.

4.10. Oye, hijo mío, y recibe mis razones, Y se te multiplicarán años de vida.

4.18. Mas la senda de los justos es como la luz de la aurora, Que va en aumento hasta que el día es perfecto.

4.25. Tus ojos miren lo recto, Y diríjanse tus párpados hacia lo que tienes delante.

Proverbios.4.27. No te desvíes a la derecha ni a la izquierda; Aparta tu pie del mal.

Proverbios.5.1-2 Hijo mío, está atento a mi sabiduría, Y a mi inteligencia inclina tu oído, Para que guardes consejo, Y tus labios conserven la ciencia.

6.6. Ve a la hormiga, oh perezoso, Mira sus caminos, y sé sabio.

8.11. Porque mejor es la sabiduría que las piedras preciosas; Y todo cuanto se puede desear, no es de compararse con ella.

8.17. Yo amo a los que me aman, Y me hallan los que temprano me buscan.

8.18. Las riquezas y la honra están conmigo; Riquezas duraderas, y justicia.

9.10. El temor de Jehová es el principio de la sabiduría, Y el conocimiento del Santísimo es la inteligencia.

10.27. El temor de Jehová aumentará los días; Mas los años de los impíos serán acortados.

12.9. Más vale el despreciado que tiene servidores, Que el que se jacta, y carece de pan.

12.11. El que labra su tierra se saciará de pan; Mas el que sigue a los vagabundos es falto de entendimiento.

13.1. El hijo sabio recibe el consejo del padre; Mas el burlador no escucha las reprensiones.

13.4. El alma del perezoso desea, y nada alcanza; Mas el alma de los diligentes será prosperada. Proverbios.13.5. El

13.7. Hay quienes pretenden ser ricos, y no tienen nada; Y hay quienes pretenden ser pobres, y tienen muchas riquezas.

13.8. El rescate de la vida del hombre está en sus riquezas; Pero el pobre no oye censuras.

13.11. Las riquezas de vanidad disminuirán; Pero el que recoge con mano laboriosa las aumenta.

13.20. El que anda con sabios, sabio será; Mas el que se junta con necios será quebrantado.

13.24. El que detiene el castigo, a su hijo aborrece; Mas el que lo ama, desde temprano lo corrige. Proverbios.13.25.

14.3. En la boca del necio está la vara de la soberbia; Mas los labios de los sabios los guardarán.

14.12. Hay camino que al hombre le parece derecho; Pero su fin es camino de muerte.

14.20. El pobre es odioso aun a su amigo; Pero muchos son los que aman al rico.

14.21. Peca el que menosprecia a su prójimo; Mas el que tiene misericordia de los pobres es bienaventurado.

14.23. En toda labor hay fruto; Mas las vanas palabras de los labios empobrecen.

14.29. El que tarda en airarse es grande de entendimiento; Mas el que es impaciente de espíritu enaltece la necedad.

Proverbios.14.30. El corazón apacible es vida de la carne; Mas la envidia es carcoma de los huesos. Proverbios.14.31. El que oprime al pobre afrenta a su Hacedor; Mas el que tiene misericordia del pobre, lo honra.

15.1. La blanda respuesta quita la ira; Mas la palabra áspera hace subir el furor.

15.5. El necio menosprecia el consejo de su padre; Mas el que guarda la corrección vendrá a ser prudente.

15.6. En la casa del justo hay gran provisión; Pero turbación en las ganancias del impío.

15.16. Mejor es lo poco con el temor de Jehová, Que el gran tesoro donde hay turbación.

15.19. El camino del perezoso es como seto de espinos; Mas la vereda de los rectos, como una calzada.

15.29. Jehová está lejos de los impíos; Pero él oye la oración de los justos.

16.9. El corazón del hombre piensa su camino; Mas Jehová endereza sus pasos.

16.32. Mejor es el que tarda en airarse que el fuerte; Y el que se enseñorea de su espíritu, que el que toma una ciudad.

17.17. En todo tiempo ama el amigo, Y es como un hermano en tiempo de angustia.

17.27. El que ahorra sus palabras tiene sabiduría; De espíritu prudente es el hombre entendido.

18.14. El ánimo del hombre soportará su enfermedad; Mas ¿quién sorportará al ánimo angustiado?

18.24. El hombre que tiene amigos ha de mostrarse amigo; Y amigo hay más unido que un hermano.

19.1. Mejor es el pobre que camina en integridad, Que el de perversos labios y fatuo.

19.15. La pereza hace caer en profundo sueño, Y el alma negligente padecerá hambre.

19.17. A Jehová presta el que da al pobre, Y el bien que ha hecho, se lo volverá a pagar.

20.1. El vino es escarnecedor, la sidra alborotadora, Y cualquiera que por ellos yerra no es sabio.

20.13. No ames el sueño, para que no te empobrezcas; Abre tus ojos, y te saciarás de pan.

21.13. El que cierra su oído al clamor del pobre, También él clamará, y no será oído.

21.25. El deseo del perezoso le mata, Porque sus manos no quieren trabajar.

22.4. Riquezas, honra y vida Son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová.

22.6. Instruye al niño en su camino, Y aun cuando fuere viejo no se apartará de él.

22.13. Dice el perezoso: El león está fuera; Seré muerto en la calle.

23.4. No te afanes por hacerte rico; Sé prudente, y desiste.

23.5. ¿Has de poner tus ojos en las riquezas, siendo ningunas? Porque se harán alas Como alas de águila, y volarán al cielo.

23.12. Aplica tu corazón a la enseñanza, Y tus oídos a las palabras de sabiduría.

24.10. Si fueres flojo en el día de trabajo, Tu fuerza será reducida.

24.16. Porque siete veces cae el justo, y vuelve a levantarse; Mas los impíos caerán en el mal.

24.33. Un poco de sueño, cabeceando otro poco, Poniendo mano sobre mano otro poco para dormir;

24.34. Así vendrá como caminante tu necesidad, Y tu pobreza como hombre armado.

25.14. Como nubes y vientos sin lluvia, Así es el hombre que se jacta de falsa liberalidad.

25.20. El que canta canciones al corazón afligido Es como el que quita la ropa en tiempo de frío, o el que sobre el jabón echa vinagre.

26.4. Nunca respondas al necio de acuerdo con su necedad, Para que no seas tú también como él.

26.13. Dice el perezoso: El león está en el camino; El león está en las calles.

26.21. El carbón para brasas, y la leña para el fuego; Y el hombre rencilloso para encender contienda.

26.22. Las palabras del chismoso son como bocados suaves, Y penetran hasta las entrañas.

27.1. No te jactes del día de mañana; Porque no sabes qué dará de sí el día.

27.10. No dejes a tu amigo, ni al amigo de tu padre; Ni vayas a la casa de tu hermano en el día de tu aflicción. Mejor es el vecino cerca que el hermano lejos.

27.24. Porque las riquezas no duran para siempre; ¿Y será la corona para perpetuas generaciones?

28.1. Huye el impío sin que nadie lo persiga; Mas el justo está confiado como un león.

28.9. El que aparta su oído para no oír la ley, Su oración también es abominable.

28.14. Bienaventurado el hombre que siempre teme a Dios; Mas el que endurece su corazón caerá en el mal.

28.26. El que confía en su propio corazón es necio; Mas el que camina en sabiduría será librado.

28.27. El que da al pobre no tendrá pobreza; Mas el que aparta sus ojos tendrá muchas maldiciones.

31.3. No des a las mujeres tu fuerza, Ni tus caminos a lo que destruye a los reyes.

31.9. Abre tu boca, juzga con justicia, Y defiende la causa del pobre y del menesteroso.

31.18. Ve que van bien sus negocios; Su lámpara no se apaga de noche.

31.30. Engañosa es la gracia, y vana la hermosura; La mujer que teme a Jehová, ésa será alabada.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com