5 celebridades que murieron a manos de asesinos seriales

Por redaccionnyl el 16/07/2018

A diferencia de lo que Hollywood nos hace pensar, las muertes a manos de asesinos seriales extremadamente raras, dado que comprenden menos del 1% de los homicidios cometidos cada año.

Es aún menos común que entre las víctimas de estos macabros personajes se encuentren celebridades, normalmente protegidas bajo el ojo público.

Sin embargo, el diseñador Gianni Versace, las actrices Sharon Tate y Elizabeth Short, así como las modelos Linda Sobek y Melissa Halstead son la excepción a la regla, ya que gozaban de la atención de los reflectores cuando perdieron la vida a mano de asesinos seriales.

1. Gianni Versace

La racha asesina de Andrew Cunanan comenzó en abril de 1997, cuando golpeó hasta la muerte con un martillo a Jeffrey Tail, con quien tenía una amistad cercana. Días después Cunanan disparó fatalmente contra su ex amante David Madson.

En mayo de ese año, Andrew apuñaló a muerte al magnate Lee Miglin y en menos de una semana, volvió a cometer homicidio, esta vez contra William Reese, el cuidador de un cementerio al que le robó su camioneta.

No está claro qué tipo de relación había entre Gianni Versace, el líder de la casa de moda que lleva su apellido, y Andrew. Aunque ambos eran homosexuales, Gianni tenía una conocida y larga relación con Antonio D’Amico, así que no se sabe si también estaba vinculado emocionalmente con Andrew, quien se prostituía.

Por motivos que aún se desconocen, el 15 de julio de 1997, Cunanan le disparó dos veces en la cabeza a Gianni, cuando el diseñador regresaba a su mansión después de visitar un café local. Ocho días después de matar a Versace, la policía descubrió el cuerpo de Andrew en un barco cercano, donde el asesino aparentemente se suicidó.

2. Sharon Tate

La noche del 8 de agosto de 1969, cinco personas, incluida la actriz Sharon Tate, fueron asesinadas por seguidores de Charles Manson. Tate, conocida por su papel en Valley of the dolls (Valle de las muñecas) (1967), estaba casada con el director Roman Polanski y al momento de su muerte tenía ocho meses de embarazo.

Mientras Polanski estaba de viaje, su amigo Wojciech Frykowski y su novia, Abigail Folger se estaban quedando con Tate en Los Ángeles. Esa noche también estaba en la propiedad el estilista de celebridades Jay Sebring.

Manson, líder del culto conocido como “La Familia”, le encargó a sus seguidores Charles “Tex” Watson, Susan Atkins, Patricia Krenwinkel y Linda Kasabian ir a la casa del director y matar a todos los que se encontraran ahí.

El ocupante anterior de la casa era el productor musical Terry Melcher, quien se había negado a grabar un disco con Manson.

3. Linda Sobek

Linda Sobek era una ex porrista de Los Raiders de Los Ángeles que lo tenía todo, belleza, carisma y un futuro brillante por delante al comenzar una carrera de modelaje. En 1995, parecía que la chica por fin pasaría a las pasarelas cuando un fotógrafo llamado Charles Edgar Rathbun la contactó para aparecer en el siguiente ejemplar de la revista Autoweek.

El fotógrafo se reunió varias veces con Linda hasta la sesión fotográfica final que se llevaría a cabo en una zona montañosa lejos de Los Ángeles. La modelo nunca regresó. Casi un mes después de su desaparición, Rathbun se entregó a la policía y dijo que había matado accidentalmente a Linda y después había entrado en pánico y escondido el cuerpo.

4. Melissa Halstead

John Sweeney dejó un rastro de ex parejas muertas entre las que se encuentra Melissa Halstead, una joven modelo estadounidense. Sweeney mató a dos de sus novias, intentó asesinar a otra y se cree que podría estar detrás de la “desaparición” de otras ex amantes.

Melissa, quien también era fotógrafa, había tenido una relación con Sweeney y desapareció de su apartamento en Ámsterdam en 1990. Su cuerpo fue encontrado en un canal cercano, con las manos amputadas. No fue hasta 2008 que la policía vinculó su muerte a John gracias al ADN.

5. Elizabeth Short

Aunque oficialmente el asesinato de la actriz Elizabeth Short, conocida como “La Dalia Negra” sigue sin resolverse, en 2016 emergió una nueva versión que acusa a un doctor (ya fallecido) por el crimen. Lo más impactante es que el responsable de nombrar a este médico como el asesino es su propio hijo, un ex policía, que ha pasado los últimos 15 años reuniendo evidencia.

El asesinato de Elizabeth se convirtió en todo un festín para los diarios amarillistas. Las horribles circunstancias en las que se encontró su cuerpo, en 1947, la convirtieron en el caso no resuelto más famoso de California.

Short había sido cuidadosamente cortada a la mitad y pedazos de su propia carne habían sido insertados en su vagina, además de que su útero había sido retirado. Su cara había sido cortada para aparentar una macabra sonrisa.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com