40 frases de Chesterton, príncipe de las paradojas y maestro del sarcasmo

Por redaccionnyl el 19/07/2018

Cuando hablamos de las frases de Chesterton estamos hablando unas de las pocas que superan en calidad a las de Oscar Wilde e incluso a las de Groucho Marx.

Claro que muchos escritores armaron frases mucho mejores. Pero han sido muy pocos los que lograron escribir o decir tantas con la misma calidad. De hecho, por estar leyendo siempre sus frases, a veces olvidamos que Gilbert Keith Chesterton fue uno de los más grandes periodistas y escritores de principios del siglo XX.

También se nos olvida que fue él quien creó al Padre Brown, sacerdote católico cuya agudeza psicológica lo convirtió en un formidable detective al nivel de Sherlock Holmes, con la diferencia de que era más intuitivo que deductivo.

Pero mejor sigamos con lo nos compete en este artículo: sus frases. Disfrútelas con lentitud porque valen la pena.

40 frases de Chesterton

1. No hay cínicos, no hay materialistas. Todo hombre es un idealista, sólo que sucede con demasiada frecuencia que tiene un ideal equivocado.

2. Muchos críticos de hoy han pasado de la premisa de que una obra maestra puede ser impopular, a la premisa de que si no es impopular no puede ser una obra maestra.

3. Una buena novela nos dice la verdad sobre su protagonista; pero una mala nos dice la verdad sobre su autor.

4. El periodismo consiste esencialmente en decir ‘lord Jones ha muerto’ a gente que no sabía que lord Jones estaba vivo.

5. Puedo creer lo imposible pero no lo improbable.

6. Loco no es el que ha perdido la razón, sino el que lo ha perdido todo, todo, menos la razón.

7. No es bueno que los hombres sepan hasta que punto somos buenos.

8. La madurez hace al hombre más espectador que autor de vida social.

9. Las verdades se convierten en dogmas desde el momento en que comienzan a ser discutidas.

10. No hay cosas sin interés. Tan sólo personas incapaces de interesarse.

11. Solamente el bígamo cree de verdad en el matrimonio.

12. Siempre se ha creído que existe algo que se llama destino, pero siempre se ha creído también que hay otra cosa que se llama albedrío. Lo que califica al hombre es el equilibrio de esa contradicción.

13. Sentir que se ríe de nosotros algo al mismo tiempo inferior y más fuerte que uno es espantoso.

14. Optimista es el que os mira a los ojos, pesimista, el que os mira a los pies.

15. Los ángeles pueden volar porque se toman a sí mismos a la ligera.

16. La única educación eterna es esta: estar lo bastante seguro de una cosa para decírsela a un niño.

17. La iglesia nos pide que al entrar en ella nos quitemos el sombrero, no la cabeza.

18. La fatalidad no pesa sobre el hombre cada vez que hace algo; pero pesa sobre él, a menos que haga algo.

19. La edad de oro retorna a los hombres cuando, aunque sólo sea momentáneamente, se olvidan del oro.

20. La aventura podrá ser loca, pero el aventurero ha de ser cuerdo.

21. El pesimista sabe rebelarse contra el mal. Sólo el optimista sabe extrañarse del mal.

22. El optimista cree en los demás y el pesimista sólo cree en sí mismo.

23. El fin de tener una mente abierta, como el de una boca abierta, es llenarla con algo valioso.

24. Donde acaba la biología comienza la religión.

26. Democracia significa gobierno por los que no tienen educación, y aristocracia significa gobierno por los mal educados.

28. ¿Es usted un demonio? Soy un hombre. Y por lo tanto tengo dentro de mí todos los demonios.

29. Si de verdad vale la pena hacer algo, vale la pena hacerlo a toda costa.

30. Cuando se deja de creer en Dios, enseguida se cree en cualquier cosa.

31. La mediocridad, posiblemente, consiste en estar delante de la grandeza y no darse cuenta.

32. Quienes hablan contra la familia no saben lo que hacen, porque no saben lo que deshacen.

33. Al hombre de cada siglo le salva un grupo de hombres que se oponen a sus gustos.

34. El sabio es quien quiere asomar su cabeza al cielo; y el loco es quien quiere meter el cielo en su cabeza.

35. Lo más increíble de los milagros es que ocurren.

36. Una de las grandes desventajas de la prisa es que lleva demasiado tiempo.

37. El gran clásico es un hombre del que se puede hacer el elogio sin haberlo leído

38. Hay algo que da esplendor a cuanto existe, y es la ilusión de encontrar algo a la vuelta de la esquina.

39. Siendo niños éramos agradecidos con los que nos llenaban los calcetines por Navidad. ¿Por qué no agradecíamos a Dios que llenara nuestros calcetines con nuestros pies?

40. No puedes hacer una revolución para tener la democracia. Debes tener la democracia para hacer una revolución.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com