15 frases de Drácula que te chuparán al menos la curiosidad

Por redaccionnyl el 19/06/2019

Deberá entender usted que cuando decimos frases de Drácula nos referimos no al conde sino al libro completo del mismo nombre. O sea, a Drácula, pero también a Mina Harker, Jonathan Harker, Abraham Van Helsing y otros personajes.

Sin importar quiénes dijeron específicamente estas frases, lo importante es que todas salieron de la mente de Bram Stoker o que al menos él fue quien las escribió.

Estas frases no chupan la sangre. Algunas son hasta de amor. Pero sí chupan la curiosidad porque aquí está usted a punto de leerlas.

15 frases de Drácula

1. Bienvenido a mi morada. Entre libremente, por su propia voluntad, y deje parte de la felicidad que trae.

2. Estoy desconcertado. Dudo, temo, pienso cosas extrañas, y yo mismo no me atrevo a confesarme a mi propia alma.

3. Hay mucho que aprender de las bestias.

4. He cruzado océanos de tiempo para encontrarte.

5. Odiado y temido. Estoy muerto para todo el mundo. Escúchame. Yo soy el monstruo al que los hombres vivos matarían. Yo soy Drácula.

6. Pero no estoy con ánimo para describir tanta belleza.

7. Te amo demasiado para condenarte.

8. Juramos llevarte a casa si te excedes bebiedo a la salud de cierto par de ojos.

9. Prefiero haber llegado tarde para conquistar su corazón que llegar a tiempo para enamorar a cualquier otra mujer del mundo.

10. Al pie de este abismo, el hombre puede descansar como hombre. ¡Adios a todos!

11. Hay oscuridades en la vida y hay luces, tu eres una de esas luces, la luz de todas las luces.

12. Como deseo estar contigo y hablar libremente al lado del mar y construir nuestros castillos en el aire.

13. Supongo que las mujeres somos tan cobardes que pensamos que un hombre nos salvará de nuestros miedos y nos casaremos con él.

14. Lo último que vi del Conde Drácula fue cuando besó mi mano, con una luz roja triunfante en sus ojos, y con una sonrisa de la que Judas estaría orgulloso.

15. Oh querida mía, si solo supieras que tan extraña es la razón por la que estoy aquí, serías tu quien reiría. He aprendido a no pensar menos de las creencias de nadie, sin importar que tan extraña sea.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com