10 poemas que caben en los 280 caracteres que ahora permite Twitter

Por redaccionnyl el 08/11/2017

Ahora que la red social Twitter ha extendido el número de caracteres que pueden escribir sus usuarios en cada publicación desde los tradicionales 140 hasta 280, se nos ocurrió que hay un montón de poemas que la gente puede tuitear sin problemas de espacio.

También podría interesarte 21 poetas raros que debes leer

El anuncio del CEO de la compañía, Jack Dorsey, busca competir con otras redes sociales sin abandonar del todo la naturaleza de mensajes breves con la que en algún momento gobernó en la Internet.

A continuación, 10 poemas famosos completos que ya pueden ser compartidos a placer.

1. Nuevo canal interoceánico. Por Mario Benedetti

Te propongo construir
un nuevo canal
sin esclusas
ni excusas
que comunique por fin
tu mirada
atlántica
con mi natural pacífico.

2. Rosa enferma. Por William Blake

estás enferma, ¡oh rosa!
El gusano invisible,
que vuela, por la noche,
en el aullar del viento,

tu lecho descubrió
de alegría escarlata,
y su amor sombrío y secreto
consume tu vida.

3. Freudiano. Por Eva Macías

Una noche después
soñé que eras mi padre,
reclinabas tu cabeza en mi pecho,
y eras también mi hermano.
Como en un ábaco
pasabas las cuentas de mi gargantilla
colmando las arcas del deseo
¡Mea culpa!

4. Virginidad. Por José Saramago

No es esa que el pudor un día deja,
No es esa que fue espejismo y es engaño.
La última puerta es la que importa:
Cazador que porfía, caza alcanza.

5. El amor le es dado a cualquiera. Por Vladímir Mayakovski

El amor le es dado a cualquiera
pero…
entre el empleo,
el dinero y lo demás,
día tras día
se endurece el subsuelo del corazón.

6. La puerta. Por Juan Gelman

abrí la puerta/amor mío
levantá/abrí la puerta
tengo el alma pegada al paladar
temblando de terror

el jabalí del monte me pisoteó
el asno salvaje me persiguió
en esta media noche del exilio
soy yo mismo una bestia

7. Soy nadie. ¿Tú quién eres?. Por Emily Dickinson

Soy nadie. ¿Tú quién eres?
¿Eres tú también nadie?
Ya somos dos entonces. No lo digas:
lo contarían, sabes.

Qué tristeza ser alguien,
qué público: como una rana
decir el propio nombre junio entero
para una charca admiradora.

8. Ofertorio. Por Amado Nervo

Dios mío, yo te ofrezco mi dolor:
¡Es todo lo que puedo ofrecerte!
Tú me diste un amor, un solo amor,
¡un gran amor!

Me lo robó la muerte
…y no me queda más que mi dolor.
Acéptalo, Señor;
¡Es todo lo que puedo ya ofrecerte!…

9. Tu nombre. Por Octavio Paz

Nace de mí, de mi sombra,
amanece por mi piel,
alba de luz somnolienta.

Paloma brava tu nombre,
tímida sobre mi hombro.

10. El viajero. Por Adonis

He dejado
-viajero.
mi rostro sobre el vidrio de mi lámpara.
Mi mapa es una tierra sin creador.
La negación de todo, mi evangelio.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com