10 oficios que ya no existen porque el mundo cambió para siempre

Por María Beatriz D'Andrea el 16/11/2018

Desde tiempos antiguos hasta la actualidad han existido cientos de oficios y con el tiempo han cambiando. Algunos han mejorado con la ayuda de la tecnología y otros han dejado de existir.

Puede que algunos de los trabajos que te mencionaremos a continuación los conozcas por primera vez. Como también puede que alguna vez escuchaste sobre ellos.

Es por esta razón que te traemos una lista de diez trabajos que prácticamente ya no existen. Esto se debe a que la tecnología facilitó la forma de ejercerlos y ya no fueron necesarios lo métodos manuales.

10 oficios que ya no existen

1. Acomodador en boliche.

Uno de los trabajos que las máquinas reemplazaron para siempre fue el de acomodador de boliches. Normalmente lo ejercían los jóvenes y niños. Cuando el jugador lanzaba la bola para derribar los pinos y hacer una puntuación entraban en acción los acomodadores. Estos organizaban las piezas para continuar el juego.

2. Repartidor de leche.

Como su nombre lo indica era una persona que repartía este producto lácteo. Todas las mañanas una persona iba de casa en casa repartiendo este producto. Antes la mayoría de las personas no tenían en casa un refrigerador para almacenar leche. Lo que se estilaba era su consumo diario y con la comodidad de que alguien lo llevara a su puerta.

3. Cortadores de hielo.

Era un trabajo de la época de invierno solamente y la gente que se dedicaba a esto aprovechaba esa estación. Cuando los ríos y lagos se congelaban estas personas se encargaban de acudir a ellos. Cortaban grandes trozos de hielo para comercializarlo en los pueblos.

Actualmente en cualquier momento del año se puede conseguir hielo y comprarlo. También en los hogares con el refrigerador se puede obtener.

4. Operadora de llamadas.

Al comienzo de la época en que se empezaron a usar los teléfonos nació este trabajo generalmente hecho por mujeres. Consistía en recibir una llamada y conectar manualmente cables en un panel para otorgarle la extensión y establecer la comunicación. En estos días ya es raro ver un teléfono conectado a un cable.

5. Constructores de vías de ferrocarril.

Actualmente aún se trabaja bajo el control de una persona. Lo que ha cambiado es el uso de maquinarias que lo hacen más sencillo. Como lo fue el colocar o retirar los durmientes de las vías. Este era un trabajo considerado muy pesado y era de forma manual.

6. Lector.

En las fábricas anteriormente los empleados pasaban las horas laborales sin ningún tipo de entretenimiento. Como no existían las radios o televisores para acompañar sus labores estaba era el Lector. Era una persona contratada para leerles a los empleados y entretenerlos. Les leía el periódico o temas de literatura con buena dicción y una potente voz.

7. Separador de cáñamo.

Era un trabajo necesario para las fábricas textiles donde los jóvenes que tenían dedos finos eran los ideales. El trabajo consistía en separar el cáñamo que usaban las máquinas. Actualmente los mismos aparatos gracias a la tecnología operan por si solos.

8. Calculador humano.

Un trabajo necesario antes de la existencia de calculadoras y ordenadores eléctricos. Era exigido el calculo mental, de manera manual y absoluta precisión. Muchas de las empresas de antes tenían un grupo de gente dedicadas a los cálculos. Hoy en día con solo un celular se sacan esas mismas cuentas en cuestión de segundos.

9. Acarreador de troncos.

Uno de los trabajos más pesados y arduos era este. Eran hombres encargados de ir a los bosques en busca de madera y las cortaban de los árboles de manera manual. Después las acarreaban por las colinas hasta las fábricas que las necesitaban de aquel entonces.

Actualmente existe la maquinaria que simplifica este trabajo que fue tan pesado.

10. Nombrador.

En tiempos bastante antiguos existió este trabajo que lo realizaban los esclavos. Consistía en acompañar a sus amos a las reuniones públicas y celebraciones. En esos lugares el nombrador ejercía la tarea de recordarles a sus amos los nombres de los demás.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com