10 escritores salvadoreños que todos debemos leer

Por redaccionnyl el 25/09/2019

escritores salvadoreños
escritores salvadoreños

La intención de esta página de divulgar la literatura de América Latina, así como las letras universales, estaría incompleta sin los escritores salvadoreños.

Han sido diversos y dedicados, fuertes y comprometidos. Su huella quedó en la lengua castellana, sobre todo en el siglo XX, y hay que leerlos alguna vez en la vida.

Francisco Gavidia

Francisco Gavidia

Francisco Gavidia fue el iniciador del cuento breve salvadoreño.

Francisco Gavidia fue lector y traductor de poetas franceses. Le presentó a Rubén Darío las posibilidades renovadoras implícitas en los versos de Victor Hugo, posibilidades que él mismo trató de aprovechar en «Versos» (1884), convirtiéndose así en uno de los precursores del Modernismo en Centroamérica.

Fue el iniciador del relato breve salvadoreño, buscó inspiración para sus cuentos en los tiempos precolombinos y coloniales, así como en otras literaturas.

Propuso la creación de un nuevo idioma, el salvador, y hacia 1906 -en esa fecha inició sus vuelos en aeroplano el brasileño Alberto Santos Dumont- pretendió aplicarlo a la creación de su poema en hexámetros.

Alberto Masferrer

Alberto Masferrer

La personalidad polémica de Alberto Masferrer le convirtió en una de las figuras más dinámicas de la cultura y la política de El Salvador.

Su primer libro, Páginas (1893), a pesar de estar enclavado en el modernismo, se destacó por su impronta social. Entre sus obras más importantes figuran, La nuevas ideas (1910), Ensayo sobre el destino (1926), El dinero maldito (1927) y El minimun vital (1929). La obra Las siete cuerdas de la lira (1926) ahondó en los misterios del cosmos, la psicología y las fuerzas sobrenaturales.

Arturo Ambrogi

Arturo Ambrogi

En la obra de Arturo Ambrogi hallan conciliación las preocupaciones esteticistas del citado movimiento literario y algunos elementos del regionalismo, como la observación de paisajes, tipos y costumbres de su tierra natal.

Entre sus obras figuran, Cuentos y fantasías (1895), Manchas, máscaras y sensaciones (1901), Al agua fuerte (1901), Sensaciones crepusculares (1904), El libro del trópico (1907), Marginales de la vida (1912), El tiempo que pasa (1913), Sensaciones del Japón y de la China (1915), El segundo libro del trópico (1916), Crónicas marchitas (1920) y El jetón (1936). La influencia de Ambrogi en la producción de otros escritores de su país fue decisiva.

Alberto Rivas Bonilla

Alberto Rivas Bonilla

Alberto Rivas Bonilla fue médico, dramaturgo, poeta y narrador. Entre los títulos que configuran su variada producción poética, es obligado destacar el poemario Versos (1926), obra a la que siguió la célebre novela, Andanzas y malandanzas (1936), en la que Alberto Rivas Bonilla concedió los honores del protagonista a un famélico perro rural.

Claudia Lars

Claudia Lars

Por la hondura y calidad de su obra poética, Claudia Lars está considerada como una de las voces femeninas más sobresalientes de la lírica hispanoamericana del siglo XX.

Poemario tras poemario fue consolidándose como una de las grandes de América Latina. El primero lo publicó a los 17 años. El último a los 70.

Salvador Salazar Arrué (Salarrué)

 Salvador Salazar Arrué (Salarrué)

Salvador Salazar Arrué fue un artista y escritor salvadoreño nacido en Sonsonate, también conocido por el seudónimo de Salarrué, una de las voces fundamentales de la literatura hispanoamericana por su concisión y fuerza en la recreación de la realidad de su pueblo.

Puede leer: Semos malos. Un cuento de Salarrué

Su identificación con el mundo del campesino salvadoreño y sus exploraciones en los asuntos esotéricos orientales y de ciencia ficción han llevado a valorarlo como uno de los iniciadores de la nueva narrativa latinoamericana y como destacado exponente de la cultura de su país.

Hugo Lindo

Hugo Lindo

Hugo lindo fue poeta, novelista y cuentista. Su poesía se caracteriza por su impronta religiosa y metafísica, como en el poema Católica biografía del dolor (1943). La mirada comprometida define su obra narrativa y ensayística.

Roque Dalton

Roque Dalton

Roque Dalton publicó una enorme obra poética. Desde muy joven se dedicó al periodismo y a la literatura, obteniendo diversos galardones en certámenes nacionales y centroamericanos. Publica sus primeros poemas en la revista Hoja (Amigos de la Cultura, San Salvador, 1956) y en Diario Latino de la misma ciudad.

Lea: Roque Dalton, cuando la ternura no basta. Por Luis Figuera

Por su militancia política sufrió cárceles y destierros. Vivió emigrado en Guatemala, México, Cuba, Checoslovaquia, Corea, Vietnam del Norte y otros países. Murió asesinado por sus propios compañeros el 10 de mayo de 1975.

Horacio Castellanos

Horacio Castellanos

Horacio Castellanos es autor de una decena de novelas, traducidas a diversos idiomas, y la versión en lengua inglesa de Insensatez (2004), mereció el XXVIII Northern California Book Award 2009.

En El sueño del retorno (2013), retoma ciertos personajes y episodios aparecidos en algunas de sus novelas anteriores, tejiendo así su particular universo literario, en el que refleja de manera magistral la complejidad del ser humano ante el poder y la violencia, describiendo como pocos el humor, la obsesión y la angustia.

Otras novelas suyas son, La diáspora (1988), Baile con serpientes (1996), La diabla en el espejo (2000), finalista del Premio Rómulo Gallegos; Donde no estén ustedes (2003), Desmoronamiento (2006), Tirana memoria (2008) y La sirvienta y el luchador (2011).

Claribel Alegría

Claribel Alegría

Claribel Alegría fue una escritora, poeta, narradora, ensayista y traductora nicaragüense-salvadoreña. El VII Festival Internacional de la Poesía de Granada le fue dedicado en homenaje y reconocimiento en vida a su carrera como escritora.

Lea también: Cinco libros de Claribel Alegría para maravillarse de amor y nostalgia

Tradujo al español la poesía de Robert Graves y de otros autores anglosajones, por ejemplo la antología de poesía estadounidense Nuevas voces de Norteamérica (1983), importante selección de las escuelas poéticas del cuarto cerrado (Mark Strand, por ejemplo), poesía feminista (Susan Griffin, por caso) y poesía chicana.

Además: Poemas de Claribel Alegría para entender la fuerza de la brevedad

Inversamente, con ayuda de su marido Darwin J. Flakoll, presentó en una pionera antología la prosa del boom latinoamericano en los Estados Unidos (New Voices of Hispanic America, 1962).

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com