10 escritores que casi destruyeron sus grandes obras

Por redaccionnyl el 27/06/2018

Son muchos los escritores arrepentidos de sus publicaciones. Estos 10 autores casi destruyen sus obras maestras por diversas razones. Menos mal que nunca lo hicieron y pudimos disfrutarlas. Aquí te contamos estas historias dignas de las mismas obras que casi fueron descartadas.

1. Stephen King

Stephen King por poco pierde el texto base de «Carrie». El libro primero fue un cuento y King escribió las tres primeras páginas, pero luego las tiró a la basura. Su esposa las recogió y lo obligó a seguir.

2. Franz Kafka

La obra de Franz Kafka estuvo dividida entre Max Brod y Dora Diamant, su último amor. En una carta a su amigo Brod, el escritor de «La metamorfosis» pidió que todo fuese quemado tras su muerte. Sin embargo, hizo caso omiso.

3. Virgilio

Virgilio pidió antes de morir que destruyesen «La Eneida», debido a que sintió que no estaba terminada. Sin embargo, su petición no fue escuchada.

4. Juan Ramón Jiménez

Juan Ramón Jiménez, autor de la afamada obra «Platero y yo», se arrepintió de sus primeros libros modernistas, «Almas de violeta» y «Ninfeas», y trató de rescatarlos de las bibliotecas de todos los que los habían adquirido.

5. Ernesto Sábato

Ernesto Sábato escribió «Sobre héroes y tumbas», una de las mejores novelas del siglo XX en Argentina, pero pensó en quemar el manuscrito antes de publicarlo. Fue su mujer quien se enteró y lo evitó.

6. Emily Dickinson

Emily Dickinson murió en 1890 y pidió a su hermana Lavinia que quemara todos sus papeles. Sin embargo, ella decidió quemar casi toda su correspondencia, mas no los poemas.

7. Vargas Llosa

El premio Nobel, Vargas Llosa, cuenta en «El pez en el agua», que pidió la ayuda de su amigo Javier Silva Ruete para quemar un cajón lleno de versos porque “no era bueno como poeta”

8. Julio Cortázar

Cortázar quemó una novela que se llamaba Soliloquio, una historia real, basada en su propia experiencia, donde un profesor culto se enamora de una alumna rebelde, pero no es correspondido. También quemó una serie de cuentos que se llamaban La otra orilla, de los que había dado copias a amigos, que la publicaron. Y se arrepintió de que reeditaran el primer libro de sonetos Presencia.

9. Francisco Ayala

Francisco Ayala explicaba en una entrevista que destruyó sus poemas porque le parecía que no tenían altura: ” Los destruí. Como destruí mis pinturas, las que había hecho en un momento de mi vida cuando pensé que podía ser pintor, que era una tradición que existía en mi casa. Tenía los medios materiales, pero mis pinturas no me satisfacían y las destruí, en lugar de dejar esos testimonios de mi torpeza”.

10. Nikolái Gógol

Gógol publicó «Almas Muertas» en 1842, pero, tras una larga peregrinación a Jerusalén, decidió abandonar la literatura para concentrarse en la religión y quemó lo que había escrito de la segunda parte de «Almas Muertas» diez días antes de su muerte en Moscú.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com