10 curiosidades sobre Napoleón que te impactarán

Por redaccionnyl el 13/04/2020

Leer la vida de estos mesías de la guerra siempre nos sorprenderá. Tal es el caso de Napoleón, el hombre de las curiosidades.

A continuación, 10 datos sumamente curiosos del hombre que se coronó a sí mismo emperador.

Curiosidades sobre Napoleón Bonaparte

Padecía ailurofobia. Napoleón Bonaparte le temía a los gatos.

Aunque es famoso por su presunta baja estatura, tenía un tamaño más que aceptable para la época: 1,70 m.

¿Alguna vez te pareció curioso que el cerdo líder de «La rebelión de la granja» de George Orwell se llamara Napoleón? ¿No? Ahora te parecerá: Napoleón Bonaparte había emitido un decreto según el cual nadie podía ponerle su nombre a un cerdo. De hecho, sigue vigente.

Tras casarse con Marie Josephe Rose Tascher de la Pagerie, le cambió el nombre por Joséphine de Beauharnais. Algo más práctico, sin duda.

Tenía la manía de mantener todas las puertas cerradas. Le chocaba una puerta entreabierta.

Solo dormía 4 horas al día. De hecho decía que el sueño era un símbolo de debilidad.

Siempre tenía un frasco de veneno consigo para suicidarse en caso de ser capturado por sus enemigos. Le salió mal. Cuando ocurrió se tomó el contenido de frasquito, pero ya la sustancia estaba vencida y solo le dio un fuerte dolor de barriga.

¿Te ha llamado alguna vez la atención el apellido Bonaparte? ¿No te suena más a italiano que a francés? El apellido es italiano, pero no porque Napoleón tuviera antepasados italianos, sino porque él era italiano. Nació en Córcega cuando la isla todavía era italiana. Luego del dominio francés, supo cambiarse de bando y hasta avanzó en el ejército galo.

Al respecto habrá que añadir como otra curiosidad aparte que al principio Napoleón tenía un marcadísimo acento italiano y no un acento francés como insinúan en las películas.

Tenía tan buena relación con sus soldados, que estos lo llamaban «el Pequeño Cabo».

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com