10 cosas que debes saber antes de hacerte un tatuaje

Por María Beatriz D'Andrea el 14/10/2018

Para los que por primera vez van a optar por un tatuaje, esto es lo que deberían saber. Para aquellos que ya los tienen es un recordatorio valioso para las próximas sesiones en su piel.

Muchas veces por no tomarse el tiempo de averiguar y pensar bien lo que nos haremos de por vida terminamos metiendo la pata. Ya sea un mal diseño, una mala experiencia, una infección fatal y los malos cuidados posteriores.

Así que te dejamos de manera sencilla y clara una guía útil para que vayas con toda seguridad a tatuarte.

Lo que debes saber antes de hacerte un tatuaje

1. Estudia tus opciones.

¿Qué te quieres hacer?, ¿Dónde te lo quieres hacer? y ¿Con quién te lo vas a hacer?. Son tres preguntas claves para armar tu abanico de opciones en cuanto al diseño, el lugar y el tatuador. Visita tiendas aledañas, consúltalas por las redes. Conocer es parte importante del proceso ya que te crea seguridad para avanzar.

2. Seguridad en la Limpieza.

Para verificar ésta información es recomendable que conozcas el lugar y al artista tatuador. Si cumple con las normas de sanidad tanto el lugar como él o la artista es el sitio indicado.

3. Conoce al artista tatuador.

Síguelo en redes, contáctalo, pregúntale, visítalo. Conocerlo es un paso muy importante porque va a ser quien te marcará para toda la vida. Además si te proporciona carisma, confianza y seguridad vas a estar más tranquilo en el proceso de creación, acción y resultado.

4. Lo barato sale caro.

Los tatuajes son considerados un arte y quienes los hacen han invertido dinero y tiempo para prepararse como artistas en ese medio. Para llevar a cabo un tatuaje se gastan una cantidad de materiales desechables. Además cada artista invierte dinero en sus instrumentos como las máquinas y las fuentes de energía.

La mano de obra vale. También debes considerar el estilo y el tamaño de tu tatuaje. Muchas personas por irse con lo barato terminan pagando las consecuencia. Gastan más de lo que les pudo haber costado y quedan inconformes con su tatuaje.

5. Antes de tatuarte

Tómate el día anterior para prepararte. Duerme muy bien, hidrátate y trata de estar relajado. Llega puntual a tu cita. Llévate agua y un dulce o chocolate. Puedes llevarte contigo algún relajante muscular y tomarlo justo antes de empezar.

Es importante que consultes con tu tatuador que cosas puedes realizar antes de hacerte el tatuaje. Ellos te pueden dar una rutina de preparación previa.

6. Materiales Desechables.

Antes de empezar pídele de forma respetuosa a tu tatuador que te muestre los materiales que usará en ti. El tatuador debe abrir las agujas con guantes colocados, tapabocas y en tu presencia. La mesa de trabajo debe estar esterilizada y preparada.

Donde te vas a colocar también debe estar limpio y lo más esterilizado posible. Los cables, las máquinas, la fuente deben estar forrados y protegidos con papel envolvente o el material que considere el tatuador.

7. El dolor.

De que vas a sentir lo harás y de que te va a doler así va a ser. Puede ser un dolor leve y soportable o un dolor agudo. El dolor no es igual para todos. Dependiendo del lugar en tu cuerpo donde te lo harás varía el dolor.

Cuando estés en pleno desarrollo del tatuaje evita moverte por más que te duela. Avísale a tu tatuador que te duele esa zona y créeme que te dará un momento para mentalizarte y avanzar.

8. Después de tatuarte.

Los tatuadores después de finalizar un tatuaje lo cubren con papel envolvente o parches de sanación. Tu tatuador te recomendará una serie de cuidados y métodos para que te sane de la mejor manera posible el tatuaje. Cada piel es diferente y todos sanamos los tatuajes en tiempos distintos.

9. El Sol.

Uno de los factores de riesgo que puede sufrir tu tatuajes desde el momento en que te lo haces es tener contacto con el Sol. Se recomienda que cuando el tatuaje está muy reciente debes mantenerlo lejos del Sol hasta que cure por completo.

Cuando esté curado utiliza sobre él protector solar. Es importante evitar exponerlo al Sol por un tiempo prolongado ya que perdería pigmentación muy rápido.

10. ¡Cuidado!

En el proceso de sanación de tu tatuaje debes seguir al pie de la letra las indicaciones de tu tatuador. Después de una semana se empieza a pelar el tatuaje.

Te va a picar un montón y debes tener cuidado de no rascarte ni arrancarte esa piel por ningún motivo. Debes hidratarlo con el tratamiento que te dió tu tatuador y sentirás el alivio.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com