Yo no quiero ser recuerdo. Por Elvira Sastre