Vistes es cuando estás desnudo y te vistes, no lo que viste

Por Néstor Luis González el 05/05/2016

Hay diálogos ajenos que duelen como cuchillos en los oídos. Imagine que usted anda tranquilito por la vida, se sube a un colectivo y dos mujeres comienzan a hablar con esas incómodas eses al final de los verbos.

– ¿Vistes que a tu prima le encantaron mis zapatos?
– Menos mal que te distes cuenta. Yo estaba pendiente de la envidiosa esa.

La verdad es que vistes es cuando estás desnudo y te vistes, y que esa ese en la segunda persona de los verbos parece ser una respuesta urbana y carente de lecturas a la crítica que siempre nos hacen de no pronunciar las eses al final de palabras que sí las llevan.

Repita: fuiste, caminaste, anduviste, murmuraste… la ese no va.
Hablando de eses… diles no, otra vez

La semana pasada quise explicarles por qué era correcta la frase ‘diles no a las drogas’ en vez de ‘dile no a las drogas‘, pero todos los comentarios al final del texto insistían en que me había equivocado. Por eso tomaré unas líneas adicionales para aclarar el punto.

 
 

Ciertamente, desde el punto de vista de un lenguaje lógico-filosófico, uno no les puede decir nada a las drogas porque no escuchan, ni hablan ni piensan. Pero eso no importa: todos nos valemos a diario de expresiones ilógicas pero funcionales para comunicarnos. Aquí el foco del asunto es ‘diles’ contra ‘dile’.

Transcribamos un pedacito de “El amor en los tiempos de Cólera”, de Gabriel García Márquez.

“Los mismos remedios de distracción que les daba a sus enfermos”

Ahora recordemos el título de un cuento de Juan Rulfo.

“Diles que no me maten”.

Creo que eso basta. Plural con plural y singular con singular. “Dile no a la droga” sería la única posibilidad de suprimir la ese.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com