Vagan como flores del abismo. Por Tarek William Saab