Unas palabras sobre el cuento. Por Augusto Monterroso