Una noche, un tren, cuatro escritores (una anécdota fascinante)

En 1968 , un levantamiento de estudiantes conmueve al mundo: La Primavera de Praga. Los checoeslovacos intentaban sacudirse de la opresión soviética y llevar adelante un experimento conocido como “socialismo con rostro humano”. Fue, por sobre todo, un levantamiento de estudiantes, que estalla en el contexto de levantamientos similares en París, Berkeley, Rosario, Córdoba… Fué ahogado a sangre y fuego por los tanques del Pacto de Varsovia, y las calles de Praga se mancharon de sangre joven.

Milán Kundera, el gran escritor checo, buscaba apoyo internacional y se contactó con tres de los más grandes intelectuales de América Latina.
Julio Cortázar, de Argentina, Carlos Fuentes de México y Gabriel García Márquez de Colombia. Ninguno de ellos lo dudó.

Esta es la historia de esa noche, en un tren camino a Praga, con cuatro de los más grandes escritores del Siglo XX, cuatro de las personas mas íntegras y sinceras de aquellas décadas de lucha.

En 1968 , un levantamiento de estudiantes conmueve al mundo: La Primavera de Praga. Los checoeslovacos intentaban sacudirse de la opresión soviética y llevar adelante un experimento conocido como “socialismo con rostro humano”. Fue, por sobre todo, un levantamiento de estudiantes, que estalla en el contexto de levantamientos similares en París, Berkeley, Rosario, Córdoba… Fué ahogado a sangre y fuego por los tanques del Pacto de Varsovia, y las calles de Praga se mancharon de sangre joven.

Milán Kundera, el gran escritor checo, buscaba apoyo internacional y se contactó con tres de los más grandes intelectuales de América Latina.
Julio Cortázar, de Argentina, Carlos Fuentes de México y Gabriel García Márquez de Colombia. Ninguno de ellos lo dudó.

Esta es la historia de esa noche, en un tren camino a Praga, con cuatro de los más grandes escritores del Siglo XX, cuatro de las personas mas íntegras y sinceras de aquellas décadas de lucha.