Una niña víctima de violencia creía que su nombre era “idiota”