¿Una cabina pública para la masturbación en Nueva York?