Una bandeja de chuletas. Por Enza García

Por Enza García el 06/06/2016

Para ver un lugar es preciso volver a verlo, dice Claudio Magris. Se acuerda de Platón, lógicamente.
Ayer fui al mercado municipal y recordé que algunas veces, de niña, mamá me llevaba de la mano a través de aquel sucio laberinto y me compraba una arepa de pollo y una malta. A veces pasábamos frente a la jaula de un pájaro o de un conejo.
A veces un señor me regalaba una fruta y mamá ponía mala cara.
Ayer vi felinos obesos. Alguien gritó que le robaron una bandeja de chuletas. Vi sangre en un charco que se tragó mi zapato.
¿Siempre fuimos así? ¿Siempre le tuvimos tanta paciencia a lo siniestro?

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com