Tu beso es ancla y tormenta. Por Alberto Ruy Sánchez