Trump, la puerta abierta hacia el abismo