Tres poemas de Jim Morrison que te secarán la garganta

Por redaccionnyl el 29/01/2018

El líder del grupo The Doors firmaba sus poemas como James Douglas Morrison. Siempre fue mejor poeta que cantante, pero sus ritmos eran lo suficientemente grandes como para hacerse inmortal en las mentes de varias generaciones.

En sus versos se notan las influencias de Aldous Huxley y de William Blake por encima de otras, pero su acercamiento a los griegos y su comprensión de la realidad del siglo XX le dieron un pulso universal a cada cosa que escribió.

El miedo

Eterna percepción
en el Vacío
(hace que el juicio y la cárcel casi parezcan amigables)
un Beso en la Tormenta
(demente en una rueda
pistola en el cuello
espacio abarrotado y frío arco)

Un granero
Un ático

Tu propia cara
inmóvil
en la ventana reflejado

El miedo de los
fríos y trágicos
neones de los baños

Estoy congelando
animales
muertos

blancas alas
de conejos

terciopelo gris de ciervo

El Cañón

el coche un navío en un precario
ESPACIO

Repentinos movimientos

Y tu pasado
para reconfortarte
en la Noche
Exámine

La Solitaria Carretera
Distante senderista

Temeroso de los Lobos
y su propia sombra.

Poder

Puedo hacer que la tierra se pare
en seco. Hice
desaparecer los coches azules.

Me puedo hacer invisible o pequeño.
Puedo hacer gigantescas y alcanzar las
cosas más lejanas. Puedo cambiar
el curso de la naturaleza.
Puedo situarme en cualquier lugar
en el espacio o en el tiempo.
Puedo invocar a los muertos.
Puedo percibir sucesos de otros mundos,
en lo más profundo de mi mente
y en la mente de los demás.

Yo puedo.

Yo soy.

Oda a L.A. pensando en Brian Jones, muerto

Soy habitante de una ciudad
Acaban de escogerme para representar
al Príncipe de Dinamarca

Pobre Ofelia

Todos esos fantasma que él nunca vio
Flotando hacia la fatalidad
Sobre un candelabro

Vuelve, valiente guerrero
haz la zambullida
en otro canal

Fondo caliente engrasado *
donde está Marrakech
en las cascadas
de la tormenta salvaje
donde los salvajes lucharon
a última hora de la tarde
monstruos del ritmo.

Has abandonado tu
Nada
para completarla con
Silencio

Espero que te hayas ido sonriendo
Como un niño
En los serenos vestigios
de un sueño.

El hombre ángel
con serpientes compitiendo
por sus palmas
y sus dedos
finalmente reclamó
su benévola
Alma

Ofelia

Hojas, empapadas
en la seda

Sueño
de cloro
Loco sofocado
Testigo

El trampolín, la zambullida
El fondo

Eras un luchador
una musa adamascada de almizcle

Eras el desteñido
Sol
durante una tarde de TV

sapos cornudos
disidente de un lunar amarillo

Mira ahora hacia donde te trajo
A ti

Al cielo de la carne con los caníbales y judíos

El jardinero
encontró
el cuerpo, endémico, flotando

Afortunado cadáver
qué es esta materia verde pálida
de la que estás hecho.

Haz agujeros en la diosa,
en su piel.

¿Él apestará
llevado al cielo
a través de los pasillos
de la música?

No hay oportunidades.

Requiem por un duro
Esa sonrisa
esa mirada de gordo sátiro
lascivamente
saltó hacia arriba

hacia el barro.

———
* Hot buttered rum es un tipo de cocktail, se juega con el término.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com