Tres poemas de William Blake para que veas que lo macabro también puede ser hermoso

Por redaccionnyl el 18/06/2017

Aldous Huxley, autor de “Un mundo feliz”, se basó en un poema de William Blake para escribir su libro “Las puertas de la percepción, en el cual experimenta con la droga conocida como mescalina para lograr una contemplación más completa de su entorno físico.

El poema de Blake dice: “Cuando las puertas de la percepción sean depuradas, entenderemos todo tal y como realmente es: infinito”. Años después, Jim Morrison se basó en ese mismo poema para darle nombre a su grupo de rock psicodélico: “The Doors”.

Pero hoy hablaremos de otros versos que resaltan en la obra de Blake por su condición de breves y por el evidente poder que encierran sus palabras, casi mesiánicas, casi catastróficas.

La rosa enferma, Una imagen divina y Eternidad serán los tres poemas con los que trataremos de evidenciar que, cuando está bien hecho, lo macabro también puede ser hermoso.

La rosa enferma

Estás enferma, ¡oh rosa!
El gusano invisible,
que vuela, por la noche,
en el aullar del viento,

tu lecho descubrió
de alegría escarlata,
y su amor sombrío y secreto
consume tu vida.

Una imagen divina

La crueldad tiene corazón humano
y la envidia humano rostro;
el terror reviste divina forma humana
y el secreto lleva ropas humanas.

Las ropas humanas son de hierro forjado,
la forma humana es fragua llameante,
el rostro humano es caldera sellada
y el corazón humano, su gola hambrienta.

Eternidad

Quien a sí encadenare una alegría
malogrará la vida alada.
Pero quien la alegría besare en su aleteo
vive en el alba de la eternidad.

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com