Tres minutos en la Patagonia, un escándalo para la imaginación