Todo lo que debe saber sobre la forma correcta de beber whisky

Por redaccionnyl el 30/03/2016

Lo que usted está a punto de leer le puede parecer absolutamente revelador, así que si lo único que sabe sobre el whisky es que le gusta bebérselo, mejor siéntese y póngale atención a estas letras. De todas formas será bueno advertir que la gente tiene el sagrado derecho a beber como le dé la gana más allá de lo que diga una página cultural por buena que sea.

Solo

Algunas personas insisten en decir que el whisky debe beberse sin agua, ni hielo, ni ningún elemento extra. El alegato de estos puristas siempre ha sido que costó mucho deshidratar esa bebida como para que alguien la dañe, pero no es tan cierto.

En primer lugar hay que decir que es falso el mito de que los escoseces rudos de las tierras altas beban el whisky solo todo el tiempo. Luego hay que aceptar que sí, que ciertamente únicamente bebiéndolo solo se puede saborear en todo su esplendor. Pero la bebida, tal y como la entendemos, es un hecho social que procura diversión y no golpes secos en el pecho y la garganta.

Cuando se quiere saborear un buen whisky, lo ideal es un primer vaso corto solo –recién abierta la botella– para luego ir bebiéndolo con agua. De esa manera se aprecia el sabor absoluto antes de seguir compartiendo con la requerida suavidad.

Con agua

A la mayoría de whiskys con un nivel de alcohol entre 40 y 46 grados ya se les ha añadido un poco de agua. Este proceso se denomina “corte”, y se hace antes del embotellado con el fin de llevar el alcohol a un nivel más aceptable para la mayoría de los consumidores.

Sin embargo generalmente este “corte” se vuelve insuficiente y por eso hay que probar un primer trago solo.

La cantidad de agua que lleve el whisky irá determinada por ese primer trago y por la advertencia que hace en la boca: si te duerme el paladar, hay que agregarle unas gotas de agua; si lo sigue durmiendo, hay que agregarle otro poquito, y así hasta que esa sensación sea apenas perceptible.

Ese proceso es especialmente necesario cuando se bebe un whisky de 55 a 60 grados pues suele suceder que el alcohol camufle los sabores al dormir demasiado el paladar, las fosas nasales y la garganta, lo que podría evitar el disfrute de la bebida.

Por eso el agua en los whiskys fuerte más bien despierta sabores que permanecerían ocultos si se beben solos.

Con hielo

Así como el agua abre los sabores del whisky, el hielo los cierra. Cuando el hielo baja la temperatura del whisky, se bloquean en gran medida su aroma y su sabor. Esto es casi una revelación cuando se lee por primera vez, pues la mayoría de las personas tiende a beber el whisky con hielo para que sea más refrescante sin saber que ese acto hace que desaparezcan las cualidades por las cuales es tan codiciada esta bebida.

Existen cubitos de hielo especialemente diseñados para enfriar el whisky, los cuales no se derriten y solo enfrían el contenido del vaso. Le recomendamos que nunca los compre, pues es la temperatura la que hace que esta bebida pierda o gane sabor: mientras la temperatura esté más cercana a la del ambiente, el whisky sabrá mejor.

De todas formas es bueno recordar que la gente debe beber whisky como le dé la gana y no como lo indique esta web. Así que échele hielo a su whisky si le provoca.

Con soda o refresco

Aquí es donde entra lo del gusto. Agregarle soda o coca-cola a un vaso de escocés de alta calidad puede parecer una estupidez enorme, pero recuerde usted que el nuevorriquismo y las costumbres adquiridas existen, y que cada quien es libre de hacer lo que le provoque. Además, hay cocteles de whisky que hay que probar alguna vez en la vida. Lo importante es que para hacer esas mezclas tan deliciosas como polémicas hay que hacerlas con un whisky de baja calidad preferiblemente.

Con información de Todo Whisky

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com