Toda la fuerza del llano: “Rosalinda”. Por Ernesto Luis Rodríguez