Ajedrez. Por Jorge Luis Borges

Este es uno de los mejores poemas de Jorge Luis Borges. Sirvió para que Gabriel García Márquez definiera al argentino como el escritor de los adjetivos definitivos, pues, a juicio del colombiano, no hay posibilidad de agregar nada de nada cuando se lee algo como “ligero caballo” o “rey postrero”.