Tabú. Un microcuento de Enrique Anderson Imbert

Por redaccionnyl el 17/02/2016

El ángel de la guarda le susurra a Fabián, por detrás del hombro:

-¡Cuidado, Fabián! Está dispuesto que mueras en cuanto pronuncies la palabra zangolotino.

-¿Zangolotino? -pregunta Fabián azorado.

Y muere.

485100

Enrique Anderson Imbert

Nalgas y Libros | contacto@nalgasylibros.com