Sus únicas opciones son escapar del país o convertirse en esclavas sexuales