Soy una mujer ordinaria y no existo. Por Isabel C. Roby

Isabel Carlota Roby nos envía un nuevo poema y el pecho se nos calienta por la noticia de saber algo de ella, nuestra poeta de culto. Comenzamos a leer con esmero y encontramos estas líneas de letras tan fuertes y tan adictivas como líneas de coca. Una imagen nos recuerda a los futuristas rusos de antes de 1917 y otra a la misma Isabel, pero en un ritmo más sabio y calmado. Lea usted y disfrute.

Isabel Carlota Roby nos envía un nuevo poema y el pecho se nos calienta por la noticia de saber algo de ella, nuestra poeta de culto. Comenzamos a leer con esmero y encontramos estas líneas de letras tan fuertes y tan adictivas como líneas de coca. Una imagen nos recuerda a los futuristas rusos de antes de 1917 y otra a la misma Isabel, pero en un ritmo más sabio y calmado. Lea usted y disfrute.