“Soy muy cobarde y siempre quiero quedar bien con todo el mundo”, dice Álex de la Iglesia

Su último largometraje se desenvuelve en una cafetería, un espacio que permite que un desconocido dé un giro a la vida de su compañero de barra y que “refleja el mundo en el que vivimos”, opinó.

Su último largometraje se desenvuelve en una cafetería, un espacio que permite que un desconocido dé un giro a la vida de su compañero de barra y que “refleja el mundo en el que vivimos”, opinó.