Sobre salvajes. Por Gustavo Pereira