Sobre ‘Los puentes de Madison’. Por Enza García